Se estrenó el 18 de enero en cines de España la película ''Moscati''

La historia de un médico que llegó a los altares

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1787 hits

Nápoles, inicios del siglo XX. Giuseppe Moscati es un médico con brillante futuro que consigue plaza en uno de los mejores y más difíciles hospitales de la región: “el hospital de los incurables”.

Su fama en lo personal y en lo profesional hizo de Giuseppe Moscati, una de las personas más queridas en la Nápoles del 1900. En su camino se cruzará la joven aristócrata Elena, que hará replantearse a Giuseppe su futuro y su camino. Moscati, dedicará toda su vida al cuidado y atención de los enfermos, en especial de los más pobres, sumergiéndose en sus casas, en sus vidas y de convertirse en su único pilar de apoyo y supervivencia. Es el resumen de la productora.El director del filme esGiacomo Campiotti.

Giuseppe médico, investigador científico y profesor universitario italiano, reconocido por su trabajo pionero en la bioquímica fisiológica y por su piedad fue canonizado por el papaJuan Pablo IIen 1987, y es uno de los santos más populares del siglo XX.

Hijo de un juez, Francisco, y una aristócrata, Rosa De Luca dei Marchesi di Roseto, fue el séptimo de nueve hijos. En 1884,se trasladó con su familia a Nápoles, donde su padre se convirtió en director de la Corte de Apelaciones.

En 1892 se inició para ayudar a su hermano Alberto, desafortunadamente, este murió tras una caída de su caballo durante su servicio militar. A partir de este episodio empezó a madurar la pasión del futuro santo por la medicina.

Después de la escuela secundaria, se matriculó en 1897 en la Facultad de Medicina, en el mismo año la muerte de su padre, que sufrió una hemorragia cerebral.

El 4 de agosto de 1903 se graduó con honores con una tesis sobre "Urogénesis de hígado". Sus trabajosse incluían en columnas de prensa y, tras unos meses se presentó a concurso para auxiliares y asistentes en la extraordinaria "Ospedali Riuniti de Incurabili", pasando ambas pruebas.

Se hizo cargo de los pacientes incurables del hospital, donde permaneció por más de cinco años. Sus días fueron siempre muy intensos, levantándose temprano y quedando libre para ir a visitar a los necesitados de los denominados barrios españoles, antes de ir a operar en el hospital durante su trabajo diario, y visitar a los enfermos por la tarde en su estudio privado. Sumado a la dedicación a los enfermos no dejó de lado el tiempo de estudio para la investigación médica persiguiendo la aplicación de un equilibrio entre la ciencia y la fe.

Durante la Primera Guerra Mundialrehusó alistarse en el ejército, pero en su lugar organizó un hospital para los heridos, donde trató personalmente a cerca de tres mil soldados.

Para saber más sobre el filme: http://edreamsfactory.es