“Se ha querido construir la unidad de Europa ignorando la tradición cristiana”

En el Congreso Internacional de Filosofía de Granada

| 1847 hits

GRANADA, viernes 3 de julio de 2009 (ZENIT.org).- El profesor de la Universidad Pontificia Lateranense de Roma Jaroslaw Mereski, S.D.S., señaló el comunismo y el nacionalismo como dos de las ideologías que “han buscado construir la unidad de Europa prescindiendo de la tradición cristiana”.

Lo dijo este martes en el I Congreso Internacional de Filosofía que se celebra en Granada, España, del 30 de junio al 3 de julio, informa a ZENIT el Instituto de Filosofía Edith Stein, organizador del evento.

En su conferencia, titulada “Europa y cristianismo”, el profesor Mereski recordó “la gran tentación del racionalismo moderno, a partir de la Ilustración, de dar a la vida cotidiana el fundamento para prescindir de la religión”.
 
Así mismo, el experto señaló que, con la legalización del aborto y de la eutanasia, el concepto de persona -“según la cual cada hombre es persona independientemente de su edad, de sus facultades, de su capacidad de hacer valer sus derechos”-, “introducida en la cultura europea por el cristianismo”, “está en peligro de extinción”.
 
“Esta idea de persona tendrá dificultad para sobrevivir si en los corazones de los europeos no existe más aquel amor por Cristo que alguna vez la hizo nacer”, señaló.

Respecto a los padres fundadores de Europa, Jaroslaw Mereski recordó cómo el intento de unificación de Europa tras la II Guerra Mundial estaba “claramente inspirado por las convicciones religiosas” de éstos.

“Ahora, en vez de eso, una influyente corriente en la vida pública europea parece intentar extender de nuevo la idea de una Europa que prescinde de aquello que por los siglos ha alimentado su cultura”, explicó  en el congreso.
 
Sobre el futuro del cristianismo en Europa, el profesor Mereski subrayó que “desde el punto de vista cristiano, categorías como optimismo o pesimismo no son ciertamente adecuadas”.

En este sentido, recordó a Juan Pablo II, que “tantas veces” ha llamado a la misión, a la nueva evangelización, como tarea del cristiano.