Se presenta en Roma el icono contemporáneo de san Félix de Vilafranca del Penedés

En un acto en la Embajada de España ante la Santa Sede

| 958 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 26 mayo 2005 (ZENIT.org).- El artista italiano Guido Dettoni presentó este miércoles en Roma la escultura del mártir romano san Félix que él mismo ha creado a partir de la tierra de Vilafranca del Penedés (España), de la cual el santo es patrono.



El acto tuvo lugar en la sede de la Embajada de España ante la Santa Sede con la participación de un numeroso público italiano, latinoamericano y español. El autor reveló detalles de la realización de esta escultura de bronce de un santo del que apenas se tiene noticia.

Sorprendido por la ausencia de biografía de san Félix, Dettoni pensó que quizás el santo tenía que ser hallado ahora, en el nuevo milenio.

Propuso el primer día de la fiesta mayor dedicada al santo para encontrarlo dentro de la tierra misma de Vilafranca. No era la primera vez que este artista recurría a la excavación para dar forma a su obra con la tierra y dentro de la tierra. Todo empezó a la siete de la mañana del 30 de agosto de 2004.

En una de las salas nobles de la Embajada de España se proyectó un documental que recogía todo el proceso creativo de aquella mañana en la que el artista creó la imagen, o más bien «icono», como a él le gusta decir.

Los asistentes a la presentación pudieron ver y tocar la imagen de bronce del santo en tamaño real y dos pequeñas esculturas que fueron pasando de mano en mano para que todo el mundo pudiera «sentir» a al patrón de Vilafranca del Penedés.

La presidenta de la Asociación Cultural que propone la obra de Dettoni, Marina Lepori, comentó que «en 1700 llegaron a Vilafranca, desde Roma, las reliquias de san Félix. Ahora, 305 años después, llega a Roma, desde Vilafranca, su icono».

El autor comparó el esfuerzo del momento creativo con el esfuerzo de los Castellers o «castillos de hombres» que han hecho popular esta ciudad.

«Es increíble ver a estos hombres subiendo hacia el cielo por nada», reconoce Dettoni. «Estas personas tienen como santo patrón que les une a un santo mártir, y el martirio es la capacidad de morir por las propias ideas, algo que hoy por desgracia se ha perdido».

El escultor explicó que sus obras de arte están hechas «para ser tomadas por las manos de todos» y precisó que «no pertenecen a quien las ha hecho».

Su peculiar manera de concebir sus propuestas artísticas quiere «invitar a ver con las manos y a tocar con los ojos».

Su obra más conocida es «María», una escultura de la Virgen pensada para ser tomada en la mano mientras se reza.

Puede apreciarse su obra en http://www.nesher.org.