Sed los artesanos de la reconciliación y la esperanza

Palabras del papa en el rezo del Ángelus

| 1798 hits

COTONÚ, domingo 20 noviembre 2011 (ZENIT.org).- Antes de concluir la celebración eucarística en el estadio de la Amistad de Cotonú, Benedicto XVI dirigió la oración mariana del Ángelus con los fieles llegados de Benín y de otros países africanos.

El papa exhortó a rezar el Ángelus, tras la celebración eucarística afirmando: “Unidos por Cristo, nos dirigimos con confianza a su Madre”.

“Después de haber presentado la exhortación apostólica Africae Munus --añadió--, deseo confiar a la Virgen María, Nuestra Señora de África, la nueva etapa que se abre para la Iglesia en este continente, para que acompañe el porvenir de la evangelización de toda África, especialmente esta tierra de Benin”.

“María aceptó con júbilo la invitación del Señor para ser la Madre de Jesús”, afirmó el papa y deseó “que ella nos lleve a cumplir con la misión que Dios nos confía hoy a nosotros”.

Hizo una bella descripción de la madre de Jesús: “María es la mujer de nuestra tierra que ha tenido el privilegio de dar a luz al Salvador del mundo. ¿Quién mejor que ella conoce el valor y la belleza de la vida humana? Que nunca cese nuestro asombro ante el don de la vida. ¿Quién mejor que ella conoce nuestras necesidades de hombres y mujeres todavía peregrinos en la tierra? A los pies de la cruz, unida a su Hijo crucificado, ella es la Madre de la esperanza. Esta esperanza nos permite afrontar lo cotidiano con la fuerza que proviene de la verdad manifestada por Jesús”.

Y recordó que fue tierra africana la que acogió a la familia de Jesús cuando tuvo que huir de su tierra: “Queridos hermanos y hermanas de África, tierra hospitalaria para la Sagrada Familia, seguid cultivando los valores familiares cristianos”.

“En un momento en que muchas familias están separadas, exiliadas y afligidas por conflictos interminables --invitó--, sed los artesanos de la reconciliación y la esperanza. Que con María, la Virgen del Magnificat, permanezcáis siempre alegres. Y que esta alegría llegue al corazón de vuestras familias y vuestro país”.

Y concluyó: “Con las palabras del Ángelus, nos dirijimos ahora a nuestra querida Madre. Confiemos a ella las intenciones que llevamos en nuestro corazón, y pidámosle por África y el mundo entero”.