Senegal: Los jóvenes quieren una Jornada Mundial de la Juventud en África

Muchachos africanos se quedaron en Italia tras el encuentro con el Papa

| 458 hits

DAKAR, 25 sep (ZENIT.org).- Los jóvenes senegaleses han regresado de la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Roma el pasado mes de agosto, enriquecidos del encuentro con otras culturas, renovados en su fe y entusiastas de haber conocido a otros jóvenes del mundo entero. El balance lo hace, a su regreso el país, en declaraciones a la agencia Fides, el acompañante de estos chicos y chicas, el padre Alphonse Seck, director nacional de las obras católicas y del apostolado de los laicos en Senegal.



La Jornada Mundial de la Juventud ha servido también espejo del malestar de la juventud senegalesa: de los 232 jóvenes senegaleses que han tomado parte en las celebraciones con el Papa, cerca de sesenta no han vuelto a su país. Han optado por permanecer en Italia «en clandestinidad», según los organizadores, ya que sus pasaportes han sido llevados a Dakar.

Es una situación que muchas personas deploran, empezando por la prensa nacional. El padre Seck ha indicado que «esta situación debe hacer reflexionar al mundo y a los gobiernos africanos, ya que expresa la pérdida de sentido de la juventud africana desencantada y sin porvenir en Africa».

Además de los senegaleses que se han volatilizado en el entorno de Roma, también 45 jóvenes de Zambia, de un total de 102 que habían venido a Roma, han decidido permanecer en Italia.

Africa, y los jóvenes de Senegal en especial, piden poder acoger una Jornada Mundial de la Juventud, tras la celebración de Toronto (2002). El padre Seck ha subrayado de todos modos que «el continente africano no dispone todavía de recursos humanos, logísticos y financieros necesarios para organizar un evento de tal magnitud». Sin embargo, ha indicado que «sería de todos modos una cosa buena que los jóvenes de todo el mundo vinieran a Africa para darse cuenta de la realidad de un continente probado por la pobreza, las emergencias sanitarias y las guerras civiles».

Senegal tienen un índice de desempleo del 25% (1992), la esperanza de vida es de 51 años y la mortalidad infantil es del 7,4% (12,9% para los niños de menos de 5 años). Hay un médico por cada 16.667 personas y sólo el 63% de la población tiene acceso al agua potable.