Sexto atentado de ETA contra la Universidad del Opus Dei en Navarra

El rector Gómez Montoro: Seguiremos nuestro trabajo sin rencor

| 674 hits

PAMPLONA, jueves, 30 octubre 2008 (ZENIT.org).- La explosión de un coche bomba, con cincuenta kilos de explosivo, esta mañana en el campus de la Universidad de Navarra, del Opus Dei, produjo 22 heridos leves en lo que pudo haber sido una masacre. El atentado terrorista se produce dos días después del anuncio de la desarticulación, por parte de las fuerzas del orden españolas, del comando terrorista 'Nafarroa', que actuaba desde esta comunidad autonómica. El rector de la Universidad, Ángel José Gómez Montoro, dijo que seguirán su actividad “sin rencor”.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, compareció en la sede de su Ministerio para explicar los detalles del atentado. El centro académico, a media mañana, se encontraba en plena actividad. Rubalcaba dijo: “podíamos haber tenido hoy una tragedia enorme en la Universidad de Navarra. Una tragedia enorme que no se ha producido” y añadió que, “dentro de la desgracia, ha habido suerte”.

Es la sexta vez que este centro académico, con más de doce mil estudiantes es objeto de un atentado.

La explosión se produjo a las 11:10 de la mañana (hora local), en el aparcamiento del centro académico y provocó el incendio de unos veinte vehículos. Profesores, alumnos y personal del centro supieron enseguida que se trata de un atentado por el gran estallido, el temblor del suelo y muebles y el estallido de cristales.

Tras la explosión, la cual generó una columna de humo que se divisaba a distancia, se desalojaron ordenadamente varios edificios de la Universidad. Unos mil estudiantes y otro personal fueron evacuados con serenidad, recalcó el rector de centro.

Los heridos, alcanzados la mayoría por los cristales rotos provocados por el estallido, de los que quedan todavía ocho hospitalizados, fueron atendidos en la Clínica Universitaria de Navarra y en el Hospital de Navarra. Las víctimas presentaban ansiedad, cortes por los cristales de los coches y afecciones auditivas.

Fuentes del centro universitario precisaron que el vehículo que explosionó estaba ubicado en las cercanías del Edificio Central de la Universidad, próximo a la Biblioteca y a la Facultad de Periodismo.

Hasta el centro universitario, en plena jornada académica, se trasladaron agentes de policía, bomberos y varias ambulancias, efectivos que acordonaron la zona mientras se trabajaba para extinguir el fuego en el aparcamiento.

Ubicada al sur de Pamplona, la Universidad nació en 1952 por decisión de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei.

Esta Universidad sufrió el primer atentado el 4 de octubre de 1979, cuando ETA atacó las oficinas de la Editorial Universitaria, en la localidad de Barañain. El 12 de julio de 1980, varios terroristas del “comando Nafarroa” colocaron un gran artefacto explosivo dentro de la Universidad. No hubo daños personales de consideración, pero los destrozos fueron de unos 35 millones de pesetas.

En el tercer atentado, el 24 de junio de 1981, los etarras colocaron varias bombas en los sótanos del edificio central, que hoy también ha sido dañado por un coche bomba. En 1983, ETA volvió a situar varios artefactos en varios lugares del campus de la Universidad, de los que tres llegaron a explosionar, y un cuarto fue desactivado por la policía.

El último atentado se produjo el 23 de mayo de 2002, cuando otro coche bomba con veinte kilos de explosivo causó heridas a un policía nacional y tres mujeres, además de provocar daños materiales valorados en unos 250.000 euros.



El arzobispo de Tarragona Jaume Pujol, que ejerció durante treinta años la docencia en la referida Universidad, y se encuentra hoy en Barcelona en una reunión de trabajo, al enterarse de la noticia, envió al rector de la Universidad afectada, Ángel José Gómez Montoro, el siguiente telegrama: “Muy apenado atentado Universidad. Rezo por heridos. Encomienda vuestras intenciones Jaume Pujol, arzobispo Tarragona”.

Por su parte el arzobispo de Valencia, cardenal Agustín García-Gasco, condenó hoy el atentado contra la Universidad de Navarra, como una “una nueva manifestación de barbarie y de la cultura de la muerte” por parte de la banda terrorista ETA.

La Conferencia Episcopal Española expresó en numerosas ocasiones, desde que hace cuarenta años la banda criminal iniciara la vía del terror, su valoración sobre esta violencia, siendo su documento más completo sobre el terrorismo de ETA el publicado en noviembre de 2002:

http://www.conferenciaepiscopal.es/documentos/Conferencia/valoracion_terrorismo.htm

Por Nieves San Martín