Shimon Peres: El Papa ha demostrado que la religiones pueden promover la paz

Entrevista al premio Nobel de la Paz

| 502 hits

SAN PATRIGNANO, 4 sep (ZENIT.org-AVVENIRE).- «La paz y la convivencia en Jerusalén entre los seguidores de las tres religiones de Abraham no presentan ningún problema. La situación permanece, en cambio, muy complicada desde el punto de vista político. Hará falta mucho tiempo para encontrar una solución. No hay sin embargo alternativas a la paz en Israel, aunque hará falta tiempo». Lo dice Simon Peres, ex primer ministro y ministro de Exteriores de Israel, premio Nobel de la Paz en 1994, en visita a San Patrignano, «una comunidad no basada sobre el negocio, sino una isla de humanidad, de alma, corazón y sociabilidad para 1.800 jóvenes», donde Peres ha afrontado temas de actualidad relativos a la martirizada región medioriental. En esta entrevista, afronta el problema de Jerusalén.



--¿El fracaso de Camp David ha sido ocasionado principalmente por la cuestión de Jerusalén?

--Sí, ha sido la razón principal.

--¿Qué piensa de la propuesta de la Santa Sede para resolver la cuestión de Jerusalén con un Estatuto internacional?

--Todas las religiones viven hoy pacíficamente en Jerusalén y no comprendo por qué se deba cambiar este estado de cosas. ¿Por qué levantar ahora esta cuestión, cuando los entendimientos no nacen de las religiones sino entre países? Tenemos óptimas relaciones con la Santa Sede. Las tres grandes religiones monoteístas deben seguir dialogando, también y sobre todo de Jerusalén, para favorecer una solución de paz y de convivencia de las personas y de los pueblos en Israel y Medio Oriente.

--¿Qué piensa del papel del papa Juan Pablo II en favor de la paz en el mundo y en especial en Medio Oriente?

--La reciente visita del Papa a Israel ha sido muy importante, porque ha demostrado al mundo que las diferencias religiosas pueden coexistir y favorecer el proceso de paz. La visita del Papa ha sido en este sentido un testimonio muy importante.

--Los movimientos neonazis de Europa, con el continuo proliferar de movimientos y manifestaciones cada vez más extremistas, ¿son un peligro para el proceso de paz?

--Vengo del debate de Cernobbio sobre el genoma humano y se ha demostrado que no hay diferencias biológicas entre los seres humanos. Por tanto, el racismo no tiene ninguna razón de ser.

--¿El peligro para Israel no vendrá ni siquiera de Saddam Hussein, como temen en estos días los Estados Unidos y como podrían demostrar los «Patriot» desplegados?

--Sabemos que Saddam representa el clásico líder loco. Y estoy habituado a vivir vecino a él. Por tanto, nosotros hemos tomado nuestras medidas.

--En su opinión, el Gobierno de Ehud Barak ¿podrá todavía tener larga vida?

--En Israel, como en Italia, tenemos una larga tradición de coaliciones, que no son nunca un buen vehículo para una larga vida de los gobiernos.

--Usted es un «joven» de 77 años que desarrolla todavía un gran papel en Medio Oriente y a nivel internacional. ¿En su futuro prevé todavía un papel de primer plano en Israel?

--Los títulos no cuentan. Mi futuro está todo proyectado sobre las oportunidades de ayudar los procesos de paz.