«Si viviera hoy, San Pablo sería periodista»

Entrevista con el superior general de la Sociedad de San Pablo

| 922 hits

ROMA, domingo, 15 julio 2007 (ZENIT.org).- En el origen de la Familia Paulina (www.sanpaolo.org) –fundada por el beato Santiago Alberione- late una convicción: si San Pablo viviera en la actualidad, sería periodista y se volcaría en la evangelización en los medios, confirma su superior general, don Silvio Sassi.



Con motivo de la proclamación papal del Año dedicado a San Pablo (28 de junio de 2008 a 29 de junio de 2009), Zenit dedica al Apóstol de las Gentes una atención especial. Don Sassi profundiza en esta entrevista en la gran figura evangelizadora de la Iglesia universal.

--En junio del 2008 dará inicio un año entero para reflexionar sobre San Pablo. ¿Qué aspecto es el más fascinante de este apóstol?

--Don Silvio Sassi: Entre las muchas características del fariseo Saulo, convertido en apóstol de Jesucristo, me sorprende la estrecha relación que enseguida vive entre el encuentro con el Resucitado y la misión de la predicación, sobre todo a los paganos.

Esta unión inseparable puede ser expresada por las palabras "para mí la vida es Cristo", (Flp 1,21) unida a: “Me he hecho todo a todos” (1 Co 9,22).

La misión no se desprende de un proselitismo fanático, sino de una experiencia personal que él quiere comunicar a todos.

--Los Paulinos tienen a San Pablo como figura de referencia, sugerida por su fundador, el beato Santiago Alberione. ¿Cómo se traduce esto en la espiritualidad paulina?

--Don Silvio Sassi: El beato Santiago Alberione (1884-1971), fundador de la Sociedad San Pablo y de otras Instituciones que forman hoy la Familia Paulina, en toda su fecunda existencia fue conducido por el objetivo de "ser San Pablo vivo hoy".

A la pregunta "qué haría San Pablo si viviera hoy", respondió ya en las primeras décadas de siglo XX que “si viviera hoy, San Pablo sería periodista".

Empezando una Congregación que, desde 1914, se dedica completamente a la predicación con la prensa, después con los grandes medios de comunicación y hoy con la comunicación global y en red. A esto, don Alberione lo tituló, sin vacilación, "Sociedad San Pablo".

--¿Existe un "estilo" paulino de evangelización?


--Don Silvio Sassi: La Sociedad San Pablo y, sucesivamente, toda la Familia Paulina, por el beato Alberione, ha sido suscitada por el Espíritu y aprobada por la autoridad eclesiástica con una finalidad "pastoral".

Llegó el momento en que la prensa se convirtió en una potencia en la sociedad; después se consolidaron los medios de comunicación y hoy, con la comunicación digital, el estilo paulino de evangelizar se caracteriza por la preocupación de hacer posible el encuentro con Dios en todas las formas y todos los lenguajes de toda la comunicación.

Ningún tipo de comunicación es extraño a la evangelización: Dios puede encontrar al hombre y el hombre puede descubrir a Dios.

Es querer verdaderamente atar las manos a la Providencia misericordiosa de Dios, sentenciar que el encuentro con Dios está ligado exclusivamente a algunas situaciones o tipos de comunicación humana.

Por otra parte, la experiencia de cuantos creen en el empeño de hacer visible a Dios en la comunicación, prueba abundantemente lo contrario respecto a estas teorías apresuradas.

--San Pablo viajó y escribió mucho. ¿Piensa que hoy la evangelización también pasa por viajar y escribir mucho?

--Don Silvio Sassi: La predicación de San Pablo se realiza con el encuentro personal, sus viajes y con una presencia a través de sus cartas.

Él fue el primero, en la comunidad cristiana primitiva, que redactó una carta para superar la imposibilidad de una comunicación cara a cara.

En la evangelización de hoy las dos formas de predicación son ambas necesarias y complementarias.

La pastoral que se desarrolla en cada comunidad parroquial privilegia la predicación en un contexto comunicativo interpersonal y de grupo; la pastoral en la comunicación de hoy no tiene límites geográficos, anagráficos o de grupo homogéneo.

Don Alberione nos repitió a los paulinos: “Vuestra parroquia es el mundo”, para significar que nuestros fieles son todos a los que podamos llegar con la comunicación.

--¿Puede ayudar San Pablo al ecumenismo?

--Don Silvio Sassi: En la comunidad primitiva, San Pablo recibió de Dios un encargo bien preciso: predicar al Cristo Resucitado a los paganos.

Para realizar esta misión, él supo estar en plena comunión con Pedro y las otros "columnas" de la Iglesia, pero al mismo tiempo impuso su interpretación para desenganchar el cristianismo de las prácticas del judaísmo.

Puede ser un modelo para conjugar la unidad en la multiplicidad de la vida de fe, tanto entre las confesiones cristianas como dentro de la misma comunidad eclesial católica.

Después de San Pablo, la rica época de los Padres de la Iglesia ha confirmado esta variedad de sensibilidad. También en la Iglesia, la historia es maestra de vida: del pasado se pueden obtener respuestas para el presente.