Sigamos todos caminando junto a san Lucas el apóstol médico

Los galenos católicos hispanoamericanos ante nuevos retos

Santiago de Chile, (Zenit.org) Francisco Díaz Herrera | 1084 hits

Por su interés, reproducimos un artículo publicado por el doctor Francisco Díaz Herrera en la página web de la Federación Internacional de Médicos Católicos.

*****

FAMCLAM 2013

21 años, de afamado trabajo, se encuentra próximo a cumplir la Federación de Asociaciones Médicas Católicas Latinoamericanas (FAMCLAM).

Su Santidad Juan Pablo II se refería con frecuencia a Latinoamérica como el Continente de la Esperanza. Fundada en 1992 en Santo Domingo, a 500 años del descubrimiento de América, se encuentra hoy especialmente dedicada a ubicar a la Ciencia, a la Tecnología y a la Fe, en la atención y defensa de la vida humana, y de la dignidad de la procreación, desde la concepción hasta su muerte natural.

Hace muchos años que el Señor reúne a los médicos católicos de Latinoamérica. Fue en el Congreso Mundial de FIAMC realizado el 1986 en Buenos Aires donde se vió la necesidad de organizarse como continente, logrando así la posibilidad de juntarnos con mayor frecuencia: “Con el fin de dar fuerza a la Evangelización de nuestro mundo sanitario regional, inspirados en los principios de la Doctrina Católica y firme adhesión al Magisterio de la Iglesia”. Caminando por el mundo la FAMCLAM se manifestó. Dios, Nuestro Señor, juntó a nuestras Asociaciones y a sus miembros, y así hemos logrado trabajar bien por la mayor gloria de EL.

Plenas de motivación y con escasos recursos, las Asociaciones Médicas Católicas de Latinoamérica han cumplido su misión. Las crisis económicas han afectado a muchos colegas, lo que afecta también a sus Asociaciones. Pero pese a todo, cumplen con sus pacientes en la vida diaria, y motivando a actuar también a nuestros Parlamentos en estos momentos en que la dignidad y la vida del ser humano no es respetada. Así se ha defendido a la vida humana con iniciativas legales en sus diferentes etapas de desarrollo y con políticas públicas que facilitan la proyección social de nuestros deberes como cristianos. Hemos avanzado pero hay que estar atentos. Aún falta mucho por hacer.

Nuestras amplias labores se expresan a través de vertientes académicas, sociales y apostólicas. Estudiando, orientando y difundiendo nuestros principios frente a la vida humana. Colaborando con nuestra oración, tratamos de mantener siempre un lugar de oración en nuestros hospitales y trabajos. Estos sirven, además, de lugar de encuentro con nuestros capellanes y de éstos con los pacientes que necesiten de su auxilio espiritual.

La tarea no es fácil para FAMCLAM. Las distancias son grandes. Nuestro continente es un continente joven y enorme, expuesto siempre a diferentes ideologías ajenas, materialistas, relativistas, que apoyadas por diferentes medios de comunicación emiten opiniones importantes en forma superficial, muchas veces sesgadas y muy poco informados.

Nuestros trabajos son muchos y necesitamos tener una presencia fuerte en cada Asociación, estimulando su crecimiento. En ellas, todos sus miembros trabajan con mística, vocación y espíritu de servicio muy motivador. Nuestro trabajo no está exento de dificultades pero lo hemos ido logrando con entusiasmo y emprendimiento. Ahora, el siglo XXI debe saber quienes somos y qué se nos exige. Debe saber que respetamos la vida humana desde el primer instante de su concepción y que nosotros, los médicos católicos respetamos, humildemente, a la muerte como el fin natural del hombre, evitando también sobre-tratarla como si fuera una enfermedad.

Somos un grupo de laicos cristianos que trabajamos en el mundo de la salud y de la enfermedad. Desde México por el norte, hasta Argentina y Chile por el sur, unidos por la misma fe y vocación. Como Iglesia que somos, queremos desempeñar, en este mundo, la misión que Jesús nos ha encomendado: ser testigos de su fuerza humanizadora, sanante y salvadora, mediante el ejercicio de nuestra profesión . Somos profesionales de la salud, cristianos, discípulos y seguidores de Cristo, que hacen del Evangelio el proyecto que inspira sus vidas, da sentido a su quehacer y pone esperanza en su existencia.

Agradecemos al Consorcio de Médicos Católicos de Argentina su presencia permanente invitando con frecuencia a realizar nuestras Asambleas en Buenos Aires, a Brazil, país al que pertenece la presidente actual de FAMCLAM, Dra. Maria Inez Linhares que organizó el excelente Congreso Latinoamericano de Médicos Católicos en Río de Janeiro el año 2001, provocando una gran motivación, lo mismo a la Academia de Medicina San Lucas de Santiago de Chile, que a pesar de ser, geográficamente el país más lejano, realizó el Congreso del año 2005 muy concurrido y con éxito, a los médicos Católicos del Perú, a Uruguay, a Paraguay, a República Dominicana, que nos permitió visitar y trabajar en Haití después del terremoto, a México que nos acogió desde Ciudad de Méjico hasta Monterrey, Mérida y Cancún, a Guatemala, Ecuador, etc. y a todos los afiliados latinoamericanos, estas instancias para realizar nuestras Asambleas, momentos gratos y formativos que no olvidaremos. Nos motivan a emprender nuevos proyectos, desde México hasta la Antártica. Proyectos que la FAMCLAM y la FIAMC y todos nuestros asociados saben tan bien alentar y levantar con un entusiasmo siempre renovado.

Sigamos todos caminando confiados en el Señor, con alegría en nuestra misión, junto a San Lucas el apóstol médico, quien fue tan cercano a la Santísima Virgen María.

Fuente: http://www.fiamc.org/; http://www.famclam.org/.