Sigue la incertidumbre en la capital de la República Centroafricana

La Iglesia católica propone vías para el diálogo

Roma, (Zenit.org) Redacción | 864 hits

Crece la preocupación en Bangui, capital de la República Centroafricana, ante el avance de los rebeldes de la coalición Seleka. “En este momento la situación está en calma en la ciudad, pero se vive en la angustia y la incertidumbre desde que los rebeldes han tomado el centro estratégico de Sibut (160 km de Bangui)”, declararon a la agencia Fides fuentes locales de Bangui, donde se ha declarado el toque de queda. 

En el ámbito político y militar, los países de África Central han decidido enviar a la Fuerza Multinacional de África Central (FOMAC), y han instado al gobierno de Bangui y a los rebeldes a realizar una negociación que se celebrará en Gabón. El comandante de la FOMAC ha emitido un ultimátum a los líderes de Seleka para impedir cualquier avance sobre Bangui. Los rebeldes, por su parte, han anunciado que han detenido las operaciones militares y que están abiertos al diálogo. 

La Iglesia ha puesto en marcha varias apelaciones a la paz para que prevalezca el camino de la negociación y no el militar. “La sabiduría nos conduce a la moderación y al diálogo. Cualquiera que sean los malentendidos, un compromiso siempre es posible a través del diálogo”, escribe en su mensaje de Año Nuevo monseñor Néstor Désiré Nongo Aziagbia, obispo de Bossangoa. El alto prelado recuerda que los pobres son las primeras víctimas de las guerras civiles que han ensangrentado la historia de Centro África y denuncia la violencia contra los civiles en las zonas de su diócesis (Kabo y Batangafo) conquistadas por los rebeldes. 

El arzobispo de Bangui, monseñor Dieudonné Nzapalainga, también ha lanzado un llamamiento al diálogo. En una entrevista con la Agencia Francesa Presse, monseñor Nzapalainga ha dicho que ve “mensajes de esperanza”.