Siria: bloqueada la liberación de las 12 monjas de Maalula

Jabhat Al Nusra, grupo terrorista vinculado a Al Qaeda pide que abran las puertas de las prisiones de Siria y del Líbano a 500 detenidos

Roma, (Zenit.org) Naman Tarcha | 932 hits

Han pasado dos meses desde el fuerte asalto de los rebeldes a la ciudad de Maalula, símbolo del cristianismo y último lugar donde se habla todavía el arameo, la lengua de Cristo. Era el 1 de diciembre de 2013 cuando Jabhat Al Nusra, un grupo terrorista vinculado a Al Qaeda, atacó la ciudad cristina, que está a 60 kilómetros de la capital, Damasco, llevando a cabo una masacre de civiles, quemando casas, saqueando y devastando los antiguos monasterios.

A pesar de los llamamientos y la preocupación de la Santa Sede y de la comunidad internacional. Los terroristas asaltaron el monasterio de Santa Tecla, secuestraron 12 monjas y las transfirieron a un lugar desconocido.

El papa Francisco desde el Vaticano dirigió un llamamiento impactante al mundo: "Deseo invitar a todos a rezar por las monjas del monasterio greco-ortodoxo de Santa Tecla en Maalula, en Siria, que han sido tomadas a la fuerza por hombres armados".

Después de la condena unánime de la barbarie perpetuada, se iniciaron las negociaciones con los rebeldes y se intensificaron, para la liberación de las monjas.

Para mediar las negociaciones se contó con el general Abbass Ibrahim, Jefe de la Seguridad Nacional libanesa, y una delegación del Gobierno de Qatar, que tiene contacto directo con los rebeldes.

Al Jazeera, la televisión de estado de Qatar, emitió imágenes de las monjas, mientras se encontraban en un lugar no identificado, sentadas en un salón, aparentemente tranquilas, pero sin sus cruces colgadas  del cuello.

En esta grabación, las monjas afirmaron estar bien y pidieron aceptar las condiciones de sus secuestradores.

Según algunas fuentes, las monjas de Maalula están todavía en las manos del grupo Jabhat Al Nusra. Se encontrarían en la ciudad cristiana de Yabrud en la zona de Qalamun, bajo el control de un yihadista de nacionalidad kuwaitiana, que lleva a cabo negociaciones.

George Hasswani, hombre de negociaciones cristiano de la zona, implicado directamente en las negociaciones, había ya ofrecido la propia casa a los terrorista, para hospedar a las monjas secuestradas.

Las negociaciones iban adelante, y precisamente cuando parecía haber llegado a un acuerdo, todo se ha bloqueado.

Las negociaciones se han bloqueado por un exponente saudí del grupo de Jabhat Al Nusra, que se dice muy cercano a los servicios secretos de Arabia Saudí.

Las condiciones puestas por el grupo Jabhat Al Nusra son: interrumpir inmediatamente las negociaciones a través de Qatar; la liberación inmediata de 500 yihadistas de Jabhat Al Nusra, detenidos en las prisiones sirias y libaneses; y sobre todo: garantías del gobierno sirio, de no atacar la ciudad de Yabrud, ocupada por los rebeldes de Al Nusra, actualmente tomada por el ejército sirio.