Siria: Escapando de los horrores de la persecución

Socorro de Ayuda a la Iglesia Necesitada tras el éxodo de cristianos de Homs

| 1535 hits

ROMA, martes 27 marzo 2012 (ZENIT.org).- Casi la entera población cristiana de la ciudad siria de Homs ha huído de la violencia y la persecución y la organización de caridad católica Ayuda a la Iglesia Necesitada está proporcionando socorro de emergencia para ayudarles.

El éxodo masivo del 50.000 o más personas a aldeas y ciudades en torno a la ciudad se produce entre informes que las casas de los cristianos en Homs están siendo atacadas y saqueadas por "fanáticos".

La fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada, que anunció este lunes un paquete de ayuda urgente de 80.000 dólares para proporcionar comida y refugio, ha sabido que el 90% de los cristianos han abandonado Homs.

El éxodo que, en su mayoría tuvo lugar en las pasadas seis semanas, es parte de lo que fuentes de noticias fiables califican como una "limpieza étnica de cristianos en curso" por parte de grupos islamistas militantes ligados a Al Qaeda.

Hasta ahora, Homs ha albergado una de las mayores poblaciones cristianas de Siria, y fuentes de la Iglesia han dicho que los fieles han sufrido lo peor de la violencia, escapando a las aldeas muchas de ellas en las montañas 30 millas fuera de la ciudad.

Se informó que los islamistas fueron de casa en casa en los barrios de Hamidiya y Bustan al-Diwan en Homs, forzando a los cristianos a dejarlas sin darles oportunidad de recoger sus pertenencias.

Según otros informes, los cristianos dejaron sus casas voluntariamente, dejando a otros ocuparlas para refugiarse de la violencia.

Desesperada por comida y refugio, la gente desplazada se refugió en la región de Wadi Alnasara y Marmarita y otras aldeas, y recibirá parte de la ayuda de 80.000 dólares del programa de ayuda de AIN.

La asistencia proporcionará a cada familia 60 dólares al mes para alimentación básica y alojamiento, con la esperanza de que para el verano puedan volver a casa.

AIN está también ayudando a familias golpeadas por la explosión de un coche bomba el pasado domingo 18 de marzo, contra el barrio cristiano de Aleppo, cerca de la iglesia de San Buenaventura, llevada por franciscanos.

Inspeccionando el programa de ayuda, el obispo Antoine Audo SJ de Aleppo dijo a AIN: "La gente a la que estamos ayudando tiene mucho miedo". Hablando este lunes desde Alepo, el obispo añadió: "Los cristianos no saben lo que les traerá el futuro. Tienen miedo de no poder volver a sus casas. Es muy importante que hagamos lo posible por ayudarles".

En su solicitud de ayuda a AIN, el obispo afirma: "Por favor aceleren la implementación del proyecto debido a las difíciles circunstancias que los cristianos afrontan en Siria".

El obispo, que preside la diócesis caldea de Aleppo, agradeció a los benefactores de AIN añadiendo: "Gracias por ayudarnos. Pidan por nosotros y trabajemos juntos para construir la paz en Siria".

Su comentarios llegan mientras aumenta el temor de que Siria se convierta en un "segundo Irak", siguiendo un patrón similar de ataques a iglesias, expulsión forzada y secuestros de cristianos.

Si lo ataques continúan, Siria podría sufrir el mismo destino de Irak donde el número de cristianos se ha desplomado desde 1,4 millones en los años 80 hasta quizá menos de 300.000 hoy.

La crisis de Homs ha suscitado temores crecientes de que los islamistas estén ganando influencia en la región, llenando el vacío de poder tras la caída de regímenes que duraron décadas en todo Medio Oriente y el inicio de la llamada Primavera Árabe.