Sobre el nuncio en Rep. Dominicana, el Vaticano reitera tolerancia cero en caso de abusos

El portavoz: la Santa Sede colaborará con las autoridades dominicanas si lo solicitaran y el prelado deberá asumirse las responsabilidades

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1256 hits

El padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano ha respondido hoy a las preguntas de los periodistas sobre el caso del nuncio apostólico en República Dominicana, monseñor Josef Wesolowski, acusado de abusos sexuales a menores. El nuncio fue llamado por el Vaticano hace algunas semanas después de que el arzobispo de Santo Domingo, el cardenal Nicolás López Rodríguez informara al papa Francisco sobre las acusaciones que recaían sobre el prelado en función de diplomático.

Lombardi ha explicado que el cardenal López Rodríguez informó oportunamente al santo padre sobre la existencia de acusaciones contra el nuncio apostólico en la República Dominicana, en el mes de julio poco antes del viaje a Brasil. Como consecuencia de esto, la Secretaría de Estado intervino al inicio de agosto, inmediatamente después del regreso del viaje del santo padre a Brasil, convocando al nuncio, suspendiéndolo de su cargo y abriendo una investigación a cargo de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En el mismo mes de agosto la Secretaría de Estado declaró -a través del embajador de la República Dominicana ante la Santa Sede- la intención de colaborar con las autoridades dominicanas si así lo solicitaran. Que el nuncio haya sido llamado al Vaticano no significa absolutamente la intención de evitar que se asuma la responsabilidad que le corresponda. 

De esta forma se confirma una vez más, la firme posición de tolerancia cero por parte del Vaticano frente a los delitos de abusos sexuales contra menores por parte de sacerdotes. El papa emérito pidió perdón en varias ocasiones por los actos de pederastia cometidos por presbíteros, como por ejemplo en la carta a los católicos de Irlanda y en otros discursos en Estados Unidos y en Australia. Más en concreto, en el 2008 en rueda de prensa del vuelo a Washington, Benedicto XVI  dijo sobre la pederastia cometida por sacerdotes que "los pedófilos serán totalmente excluidos del sacerdocio" y añadió "nos avergonzamos profundamente y haremos todo lo posible para que esto no se repita en el futuro".

Una clave en la lucha contra la pederastia fue en mayo del 2011, cuando Benedicto XVI, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, pidió a las conferencias episcopales que adopten "Líneas guía" para tratar los casos de abuso sexual de menores por parte del clero, en las que se dé prioridad a las víctimas. Estas directrices, que debían ser adoptadas por los episcopados antes de la conclusión del mes de mayo de 2012, obligan a los obispos a remitir estos delitos a las legítimas autoridades.

La indicación papal asumió la forma de una circular de la Congregación para la Doctrina de la Fe, enviada como subsidio para las conferencias episcopales para que pudieran redactar y adoptar estas líneas de acción cuando se dan denuncias de abusos por parte de un clérigo.