Sólo el 8% de los niños ingleses asocia la Navidad con Jesús

Para la mayoría, la figura central es Papá Noel y sus regalos

| 827 hits

LONDRES, 21 dic 2000 (ZENIT.org).- Tan sólo el 8% de los niños británicos asocia la Navidad con el nacimiento de Jesús. Esta es la conclusión a la que llega una encuesta recién publicada en el país.



El estudio, realizado por la agencia Media Com TMB, ha entrevistado a 1.200 niños y adolescentes en edades entre los 8 y los 16 años.

Según sus conclusiones, el 67% de los entrevistados ha identificado el 25 de diciembre con Papá Noel. Otro estudio de la misma agencia, en el que tiene en cuenta edades inferiores, explica que el 77% de los niños británicos entre 7 y 9 años cree en la existencia de un viejecito vestido de rojo y con una abundante barba blanca.

Según el 75% de los pequeños de edades entre 4 y 6 años, este señor se pasa el resto del año bebiendo té y preparando juguetes con la ayuda de gnomos y renos voladores.

«En la actualidad, en Navidad falta el gran festejado, que ha sido sustituido por Papá Noel, una figura que ejemplifica bien la realidad actual --afirma el padre Carmelo, párroco de la iglesia católica italiana de San Pedro en Clerkenwell--. Es obvio que los niños asocien la Navidad con quien lleva los regalos. Pero la culpa no es de los niños, sino de las familias. Ya no se habla del Niño Jesús, no se hace ya el belén, entre los miles de tarjetas de felicitación navideña no se encuentran ya las que tienen las imágenes religiosas, y los escaparates de los comercios no celebran el nacimiento del Salvador sino el último juguete, el regalo de moda. La Navidad es sólo comercio, negocio».

«El problema está causado en parte por el hecho de que los padres no tienen ya el valor de hablar a los propios hijos de religión --explica el padre Kieran Conory, portavoz de la Iglesia Católica en Londres en declaraciones al diario Avvenire--. Pero lo mismo sucede también en la escuela. Lamentablemente es más sencillo y fácil para los padres y profesores hablar de Papá Noel, en lugar de afrontar el discurso del cristianismo».