Sólo el diálogo y la paz pueden dar un futuro al planeta, asegura Benedicto XVI

En un mensaje al congreso «Hombres y religiones» celebrado en Lyón

| 995 hits

LYÓN, lunes, 12 septiembre 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha afirmado que sólo la paz y el diálogo pueden fundamentar un futuro de esperanza en un mensaje enviado a los participantes en el encuentro de representantes religiosos que se celebra en Lyón.



El Papa pide «a los hombres de nuestro tiempo, y en particular a los jóvenes, que tengan la valentía de comprometerse cada vez más activamente a favor de la paz y del diálogo, los únicos que pueden permitir atisbar con esperanza el futuro del planeta».

Escucharon este domingo el mensaje de Benedicto XVI líderes de las grandes religiones congregados del 11 al 13 de septiembre en esta ciudad para participar en el encuentro «Hombres y religiones» organizado por la comunidad de San Egidio y por la archidiócesis de Lyón con el tema: «La valentía de un humanismo de paz».

«La violencia, sea la que sea, no puede ser una manera de resolver los conflictos. Hipoteca gravemente el futuro y no respeta ni a las personas ni a los pueblos», afirma el Santo Padre en el mensaje, enviado al encuentro a través de cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano.

El obispo de roma invita a «implorar de Dios el don de su paz, apoyándose en la promesa de Cristo: "Mi paz os dejo, mi paz os doy" para que sean capaces de acoger todas las exigencias y ser de este modo constructores de paz».

Unas 300 personalidades religiosas y laicas de unos 40 países participan en este encuentro que cada año se celebra en una ciudad diferente para continuar con el espíritu de los encuentros por la paz de líderes religiosos que convocó Juan Pablo II en Asís.

Entre los participantes en el congreso, se encuentran los cardenales Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos; Ignace Moussa Daoud, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales; Roger Etchegaray, presidente emérito del Consejo para la Justicia y la Paz; Paul Poupard, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, Dionogi Tettamanzi, arzobispo de Milán; y Philippe Barbarie, arzobispo de Lyón.

Entre los cristianos de otras confesiones, están el Catholicós armenio Karekin II; el pastor Jean-Arnold de Clermont, presidente de la Federación Protestante de Francia y presidente de la Conferencia de las Iglesias Europeas; Emmanuel Adamakis, metropolita ortodoxo de Francia; Filaret, metropolita de Minsk; el reverendo Rowan Williams, arzobispo de Canterbury; el reverendo Sunday C. Mbang, presidente del Consejo Metodista Mundial; y el reverendo Keith Clements, secretario general de la Conferencia Europea de las Iglesias.

Entre los representantes judíos se encuentran el gran rabino de Israel, Yona Metzger, y René Samuel Sirat ex rabino jefe de París, y entre los musulmanes el doctor Ezzedin Ibrahim, consejero cultural del presidente de los Emiratos Árabes Unidos, y Ahmad Al-Tayyb, rector de la Universidad Al-Hazar (El Cairo).

Son numerosos los políticos que han querido participar en este encuentro, en particular, Simone Weil, ex presidenta del Parlamento Europeo; Nicolas Sarkozy ministro del Interior y candidato a la presidencia de Francia; y Bernard Kouchner, ex ministro de Sanidad y fundador de la organización Médicos sin Fronteras.

Creada en 1968 en Roma por el hoy historiador Andrea Riccardi, tras la estela del Concilio Vaticano II, la comunidad de Sant'Egidio ha desempeñado un papel mediador importante en la desactivación de varios conflictos en el mundo, como el guatemalteco o el mozambiqueño.

Esta asociación pública de laicos, que cuenta con 50.000 miembros y está presente en 70 países, tiene como centro de su acción la oración y los sacramentos. Está particularmente comprometida en la ayuda a los más desfavorecidos, en particular a los enfermos de sida.

[Más información www.santegidio.org]