Sonia Gandhi: los nacionalistas y fundamentalistas son un peligro para India

Apoyan a grupos extremistas, autores de ataques contra las minorí­as étnicas y religiosas del paí­s

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 495 hits

"El más grande enemigo que tiene India son las fuerzas nacionalistas y fundamentalistas", por eso, "las inminentes elecciones generales serán una batalla por India como fue concebida por nuestros padres fundadores y como nosotros la amamos. Será una guerra para preservar nuestras tradiciones laicas originales [hechas de] comunidades diversas que viven en armonía en una única y compuesta identidad nacional". Estas han sido las palabras e Sonia Gandhi, presidente del gubernamental partido del Congreso, en la apertura del encuentro del All India Congress Committee (Aicc), órgano ejecutivo de esta formación política, que ha tenido lugar hoy en Nueva Delhi.

En el próximo mes de mayo, todo el país irá a votar para elegir al nuevo gobierno central, y esta es una reñida carrera entre dos adversarios importantes. Por un lado el partido del Congreso, formación que lideró el primer gobierno democrático de India después de la independencia en 1947 y que defiende los intereses de los más débiles. Por el otro el Bharatiya Janata Party (BJP), partido de la derecha nacionalista hindú que traducido significa Partido Popular Indio, hoy en la oposición, que fue fundado en 1980 y se presenta a sí mismo como adalid de los valores sociorreligiosos de la mayoría hinduista del país, así como de las políticas sociales conservadoras.

Su respaldo se ve fortalecido por un amplio abanico de organizaciones nacionalistas hindúes, informalmente denominadas como Sangh Parivar (Liga de organizaciones nacionalistas), que declaran su intención de “eliminar” a los cristianos y son los autores de los ataques contra las minorías étnicas y religiosas del país. En la Unión India, alrededor de un millón de personas participan en esa galaxia de grupos extremistas, incluidos los de estudiantes y los femeninos.

El principal banderín de enganche del BJP es el hindutva, que significa literalmente ‘hinduidad’. La palabra fue creada por el político Vinaiak Dámodar Savarkar en 1923, en el folleto Hindutva: ¿Quién es hindú?. Se usa para describir grupos nacionalistas en la India tales como Rashtriya Swayamsevak Sangh, Bajrang Dal y Vishwa Hindu Parishad.

El BJP ha estado en el poder en la India en el período 1999-2004, y ahora ha elegido al controvertido líder Narendra Modi, como candidato para las elecciones generales programadas para mayo de 2014. Modi, en la actualidad primer ministro del estado de Gujarat, es conocido como un gran defensor de la ideología del “nacionalismo religioso hindú”, partidario de extremistas hindúes, responsables de la violencia y las masacres en la India de ayer y de hoy.

La Iglesia católica y muchas otras organizaciones de la sociedad civil de la India que trabajan por la armonía interreligiosa, la convivencia y el pluralismo, han expresado su decepción.

Según el padre Charles Irudayam, secretario de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de la India, “la elección es un suicidio político del BJP”, porque “la mayoría de los ciudadanos indios no respalda el enfoque de confrontación y el 'comunitarismo' defendido por Modi”.

“Todos los que apoyan un estado laico, basado en el concepto de ciudadanía, sobre los derechos humanos y la justicia, no lo apoyarán”, ha señalado este sacerdote.

“El BJP ha apostado de nuevo por una agenda nacionalista, que instrumentaliza la religión. Quieren atraer a los jóvenes y todos los sectores hinduistas de la sociedad. Pero creo que, como ocurrió por ejemplo en el estado de Karnataka, esta estrategia no tiene las de ganar”.

“Como Iglesia católica –ha recordado el padre Irudayam- vamos a seguir trabajando por la armonía y por el bien del país, sin sostener a ningún partido político, sino trabajando por la justicia y los derechos de todos, especialmente los más pobres y más desfavorecidos”.