Sor Lucía regresa a Fátima

Trasladados los retos mortales del Carmelo de Coimbra al Santuario de la Virgen

| 1174 hits

FÁTIMA, lunes, 20 febrero 2006 (ZENIT.org).- Los restos mortales de sor Lucía, testigo de las apariciones de la Virgen en Fátima, dejaron este domingo el Carmelo de Coimbra, para descansar en el Santuario de Fátima.



El cuerpo de la pastorcilla fue llevado a la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, mientras unos 250.000 peregrinos de todo el mundo, que acompañaron la llegada, agitaban pañuelos blancos, como sucede en la Procesión del Adiós en las grandes peregrinaciones del Santuario.

Según cuenta la agencia católica de noticias portuguesa «Ecclesia», en la breve ceremonia se narró la historia las apariciones, comenzando por la primera que tuvo lugar el 13 de mayo de 1917.

Sor Lucía está sepultada junto a la beata Jacinta, por quien sentía una gran admiración y cariño. También el beato Francisco, el otro testigo de las apariciones, está sepultado en la misma basílica.

En la tumba de Lucía se colocará una lápida en la que estará escrito: «Sor María Lucía de Jesús y del Corazón Inmaculado. A quien se le apareció Nuestra Señora. 22 de marzo de 1907 – 13 de febrero de 2005. Trasladada a esta Basílica el 19 de febrero de 2006».

En las lápidas de los otros dos pastorcillos hay, además, una inscripción que dice «Beatificado(a) el 13 de mayo de 2000».

Sor Lucía falleció el 13 de febrero del año pasado, a los 97 años de edad.