SOS de los misioneros del Instituto del Verbo Encarnado en Siria

En la ciudad de Alepo falta de todo

| 1980 hits

ROMA, martes 6 noviembre 2012 (ZENIT.org).- El Instituto del Verbo Encarnado (IVE), un instituto misionero que desde hace años trabaja en Siria, en la ciudad de Alepo, hoy martirizada por la guerra civil, han solicitado ayuda para los religiosos y fieles del país medioriental.

Con la prolongación del conflicto armado la situación de los misioneros de este instituto y de los cristianos de Siria en general se agrava, por lo que han iniciado un blog "para ofrecer información sobre las vicisitudes que están atravesando y para solicitar ayuda para continuar asistiendo a los damnificados de la guerra".

Los misioneros han dirigido un mensaje a los miembros de su tercera orden y amigos, firmado por el padre Alberto Barattero IVE en el que dicen: "Les escribimos para informarles de una iniciativa para ayudar a que nuestros misioneros en Siria puedan continuar colaborando con los damnificados de la guerra".

"Hemos creado un blog donde encontrarán información acerca de la situación que atraviesan los cristianos en Siria y desde el cual pueden ayudar a que la misión continúe adelante".

"Contamos con la generosidad de cada uno y encomendamos la misión en Siria a sus oraciones. Les rogamos hacer extensivo este mensaje a sus conocidos".

La ayuda de los misioneros del IVE quiere ir en primer lugar a las familias cristianas del barrio de “El Midán”, una de las zonas más afectadas y el barrio donde el IVE atiende la “Capilla de la Anunciación” y está ayudando pastoralmente desde hace tres años.

La capilla está a cargo de las hermanas Doroteas quienes con un padre del IVE se encargan de la pastoral. Esta zona es una de las más pobres de Alepo y una de las más afectadas por los enfrentamientos debido a que es uno de los barrios que rodea el centro de la ciudad, que se disputan los bandos en combate.

Particularmente está afectado el edificio donde se encuentra la Capilla, ya que está pegado a un establecimiento de la policía nacional, lo que provocó que tanto las hermanas como todos los habitantes tuvieran que dejar la zona. Ya no se puede celebrar allí la misa.

Sólo en “El Midán” los misioneros podrían concretar la ayuda a unas 60 familias. Son casos de extrema urgencia o de necesidad más actual, o porque no tienen trabajo, vivienda, o porque tienen niños pequeños, enfermos o con discapacidad, y a los que no pueden dar asistencia.

Otra dificultad es que la guerra está afectando a la educación, ya que son contadas las escuelas y universidades que han podido comenzar el año lectivo. Por eso, los misioneros están viendo la posibilidad de poder dar ayuda a algunos niños que se quedaron sin escuela apoyándoles con sus estudios por medio de un grupo de jóvenes voluntarios.

Enlace al blog en español:http://soscristianosensiria.wordpress.com/.