Stop a la destrucción y manipulación de embriones humanos

Un manifiesto expone tres razones para cambiar la legislación española

| 1770 hits

MADRID, 20 abril 2012 (ZENIT.org).- El Ministerio de Sanidad de España acaba de anunciar una serie de medidas para recortar el gasto sanitario y farmacéutico. Sin embargo, este departamento tiene otra tarea pendiente, según los promotores de un Manifiesto: frenar la destrucción y manipulación de embriones humanos. Es lo que le piden los firmantes del Manifiesto 25 de marzo. Por una investigación biomédica eficiente, respetuosa con el ser humano y adecuada a la legislación europea.

Los firmantes del citado Manifiesto, afirman que hay al menos tres razones para modificar la legislación española en materia de reproducción humana asistida y de investigación biomédica.

En primer lugar, afirma el Manifiesto: “La legislación europea prohíbe patentar descubrimientos que requieran la manipulación, destrucción o experimentación con embriones humanos. Por tanto, las leyes españolas, que permiten la utilización de embriones en investigación, deben ser modificadas. Igualmente, no tiene ninguna lógica invertir recursos en proyectos que utilicen embriones o células troncales embrionarias que nunca podrán ser patentados”.

En segundo lugar: “El Convenio de Oviedo, al que está adherida España, establece la obligación de proteger al ser humano en su dignidad e identidad con respecto a las aplicaciones de la biología y la medicina. Las leyes españolas vulneran claramente este Convenio al permitir la selección genética de embriones, la destrucción de embriones sobrantes de ciclos de fecundación in vitro, y la posibilidad de utilizarlos en investigación e incluso la clonación con fines terapéuticos. Por tanto, esas leyes deben ser modificadas para ajustarse a la legalidad internacional”.

En tercer lugar: “La investigación con células madre embrionarias, tras más de 10 años de trabajos, no ha obtenido resultado terapéutico alguno. Por tanto, resulta imprescindible dejar de invertir recursos y medios en este tipo de investigaciones, potenciando en su lugar proyectos que utilicen células troncales adultas y células IP (células troncales adultas reprogramadas), que han cosechado éxitos notables y numerosos”.

El Manifiesto 25 de marzo, promovido por entidades, científicos, investigadores y profesionales de ciencias de la salud y del derecho, tiene como fin instar al Gobierno a llevar a cabo un cambio legislativo en lo relativo al uso de embriones humanos y puede ser suscrito por cualquier persona o entidad en este enlace: http://www.profesionaleseticaorg/manifiesto.php.