Sudáfrica: obispos expresan gratitud a tata Mandela

El arzobispo de Ciudad del Cabo: 'Mandela nunca respondió al racismo con racismo'

Roma, (Zenit.org) Redacción | 679 hits

“Hagamos ahora el elogio de los hombres ilustres, hagamos una reseña de nuestros antepasados (…) Hombres famosos por su energía; que sobresalieron por sus sabias decisiones; guiaron al pueblo con sus consejos, le enseñaron con sus palabras llenas de sabiduría (Sirácides; Eclesiástico 44:1-3)”. 

“Con estas palabras, la Iglesia Católica en Sudáfrica, expresa su gratitud a tata Mandela por el sacrificio ofrecido por todos los pueblos de Sudáfrica y por su liderazgo y su inspiración con la que nos ha guiado en el camino de la reconciliación”, escribe el arzobispo de Ciudad del Cabo y presidente de la Southern African Catholic Bishops’ Conference (SACBC), Mons. Stephen Brislin, en el mensaje de pésame enviado a la familia de Nelson Mandela, el líder histórico de la lucha contra el apartheid y primer presidente de la Sudáfrica democrática, que falleció ayer a la edad de 95 años. 

En el mensaje, enviado a la Agencia Fides, Mons. Brislin subraya que Mandela “nunca aceptó pactar renunciando a alguno de sus principios y su visión de una Sudáfrica democrática y justa, donde todos tuviesen igualdad de oportunidades, incluso sacrificando por mucho tiempo su propia libertad personal”.

El fallecido líder recuerda el Arzobispo “a pesar de los grandes sufrimientos padecidos durante su vida nunca ha respondido al racismo con racismo y sus palabras pronunciadas en el juicio por traición nos inspiran aún hoy: “He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He acariciado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades”. 

“Cuando Tata fue puesto en libertad el 11 de febrero de 1990, el país estaba en crisis y la sangre se derrama casi a diario. A través de su liderazgo, que se vio reforzado cuando se convirtió en presidente en 1994, Mandela llevó al país por el camino de la reconciliación y la paz, pidiendo a los sudafricanos lanzar las armas de destrucción al mar. Por ello siempre estaremos en deuda con él”, continúa el mensaje.

“La mejor forma que tenemos de honrar la vida de Nelson Mandela es luchar por los ideales que él apreciaba: la libertad, la igualdad y la democracia, y defender estos ideales de aquellos que tratan de corromperlos”, concluye Mons. Brislin.