Sudán: Conflictos internos amenazan el proceso de independencia del sur

Temores y esperanzas de las diócesis de Jartum y Torit

| 1562 hits

JARTUM, jueves 26 de mayo de 2011 (ZENIT.org).– Nuevos episodios violentos afligen estos días la provincia de Abyei, la región petrolífera que se disputan el Gobierno de Sudán del Sur y el de Jartum.

El domingo pasado, el Gobierno de Jartum envió al ejército a ocupar la ciudad de Abyei, situada en el límite entre el norte y el sur de Sudán, y ya han huido de la provincia unas cuarenta mil personas, informa la edición de L'Osservatore Romano de este viernes.

De Abyei están llegando “informes horribles de incendios y saqueos”, advirtió la embajadora de los Estados Unidos en la ONU, Susan Rice.

La ocupación de la ciudad por las fuerzas armadas del poder del norte viola el acuerdo de paz del 2005, por lo que ha sido condenada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Secours Catholique-Caritas Francia recogió algunas declaraciones que muestran los temores y esperanzas de los católicos de las diócesis de Jartum y Torit.

“Los problemas de la ciudadanía, de la deuda internacional y de la gestión del petróleo deben resolverse antes de la independencia oficial de Sudán del Sur, el próximo julio”, declaró el secretario diocesano de educación de Jartum, el padre Jangara Modi.

El administrador de la diócesis de Torit, en Sudán del Sur, el padre Hakim Dario, considera que “el conflicto en Abyei no debería comprometer el proceso de independencia de Sudán del Sur ya que existe una voluntad fuerte de que éste se desarrolle en buenas condiciones”.

En este sentido, el padre Jangara Modi destacó que “los sudaneses se han hecho más sabios” y “saben que si toman las armas, esto marcará el fin del proceso de independencia”.

La independencia de Sudán del Sur “no cambiará nada” las actividades de ambas diócesis. Sin embargo, el padre Dario reconoció que les preocupa el futuro de la Iglesia en el norte de Sudán, de mayoría musulmana.

“La Iglesia se hará muy minoritaria y me temo que las persecuciones que ya sufre aumentarán y que los cristianos serán expulsados”, añadió.

El International Crisis Group advirtió que “los agravios largamente reprimidos han resurgido y amenazan la estabilidad en vísperas de la independencia de Sudán del Sur”.

La ONU confirmó que “combates enfrentan a grupos rebeldes y al ejército del sur, pero también diversos grupos étnicos se disputan tierras y ganado, sin olvidar ataques de rebeldes ugandeses del Ejército de Resistencia del Señor”.

Basándose en imágenes tomadas por satélite, la ONG estadounidense Enough Project ha denunciado que en Abyei se están perpetrando crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

“La concentración de carros de combate y helicópteros, la ampliación de las infrastructuras militares, la consistencia de las tropas y su despliegue, revelados por los satélites, demuestran que la invasión de la región ha sido premeditada y bien planificada”, indica el periódico vaticano.

La ONU ha enviado a Abyei una compañía de cascos azules de la misión en Sudán con el objetivo de acabar con los incendios y saqueos y hacer un seguimiento de la ocupación.

El pasado mes de enero, coincidiendo con el referéndum sobre la independencia de Sudán del Sur, se celebró otro con el que la población de Abyei debía escoger si permanecía con Jartum o se unía al nuevo estado del sur.