Sudán: continúan los ataques contra los civiles en el Sur de Kordofán

El gobierno de Jartúm continúa la ofensiva a pesar del alto el fuego

| 930 hits

KÖNIGSTEIN, lunes 5 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- No obstante el alto el fuego, los ataques de los militares contra los civiles en el estado sudanés de Kordofán del Sur, centro de las disputas, no cesan.

Algunas fuentes han contado a la asociación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) que el gobierno de Jartum ha continuado las operaciones militares a pesar de las declaraciones del presidente Omar Al-Bashir según las que el alto el fuego del 23 de agosto había traído la calma a la región.

“No ha habido un alto el fuego realmente, porque Bashir habla, pero en su territorio suceden cosas muy distintas”, han afirmado.

“Confiamos en la intervención de las Naciones Unidas”. El gobierno lleva adelante los ataques en la zona que rodea los montes Nuba en Kordofán del Sur, pidiendo a los miles de rebeldes de la región que abandonen las armas y que retiren la petición de mayor autonomía.

El portavoz de los militares, Alsoarmi Khaled, hizo una declaración el pasado 31 de agosto negando las afirmaciones de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch que decían que los ataque aéreos habían continuado después del alto el fuego.

Algunos informes enviados a AIN por John Ashworth del Sudan Ecumenical Forum han revelado que los combates en la región continúan, así como los ataques aéreos. “No hay bombardeos pero se combate en Mendi”, han informado las fuentes a AIN. “Se escuchan fuertes disparos”.

Hasta este momento las bombas han provocado al menos 26 muertos, 46 heridos y 150.000 desplazados.

Falta de alimentos

Los combates están provocando una carencia de comida en la región. “No hay alimentos en el mercado”, destacan las fuentes de la asociación caritativa fundada en 1947 por el monje premonstratense Werenfried van Straaten. “La gente comparte pero la cantidad de alimentos no es suficiente”.

La mayor parte de las personas está refugiándose del conflicto en las montañas, pero las fuertes lluvias han provocado problemas y enfermedades.

El gobierno de Jartum ha acusado a Sudán del Sur de proveer apoyo a los grupos rebeldes de Kordofán del Sur y de Darfur, además ha presentado denuncias oficiales al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Respondiendo a estas declaraciones, el ministro de la Información de Sudán del Sur, Barnabás Marial Benjamín, dijo a Reuters que “Jartum está intentando crear una cortina de humo para distraer la preocupación del Consejo de Seguridad por los bombardeos de civiles en Kordofán del Sur”.

“[El Gobierno de Sudán] ha fracasado en su misión de llevar la paz a Darfur, Kordofán del Sur y el Nilo Azul. Busca un chivo expiatorio y culpa al Sur”, añadió.

En base al Acuerdo de Paz de 2005, en 2011 debería tener lugar un proceso de consulta en Kordofán del Sur para determinar el futuro del estado.