Sudán: Los obispos temen que la reelección de Bashir lleve a la guerra civil

Asuntos irresueltos entre el norte y el sur pueden afectar al Acuerdo de Paz

| 1637 hits

KÖNIGSTEIN / JARTUM, viernes 28 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- Una iniciativa de comunicación dedicada a promover la causa de los cristianos perseguidos en todo el mundo informó el martes que los obispos católicos de Sudán temen que las recientes elecciones del país, con la reelección del presidente Omar al Bashir puedan conducir a una escalada del conflicto y eventualmente a la guerra.

Where God Weeps, una iniciativa en internet, radio y televisión creada por Catholic Radio and Television Network (CRTN), en colaboración con Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), presenta un país concreto cada mes y recientemente se centró en las actuales dificultades de los cristianos en Sudán, informa AIN.

En una nota de prensa hecha pública el martes, la organización informa que la reciente victoria del presidente Omar al Bashir, en la primera elección multipartidos celebrada en 24 años en el país, ha suscitado preocupación en los obispos. Además el hecho de haber sido encausado por el Tribunal Penal Internacional por crímenes de guerra hace temer que el presidente reelegido apoye un estado islámico regido por la sharia.

Así mismo, ha habido informaciones de juego sucio e intimidación a los votantes durante las recientes elecciones.

La visión política islámica del presidente Bashir va contra la región semiautónoma del sur de Sudán, que espera independizarse. El asunto de la independencia del sur será un tema crucial en el referendum del próximo enero.

Líderes católicos también temen que temas no resueltos entre el norte y el sur afectarán negativamente al Acuerdo Global de Paz. El Acuerdo de 2005 acabó con más de veinte años de guerra civil entre el gobierno islámico de Jartum y el Ejército Popular de Liberación de Sudán del sur. Ambos grupos han disfrutado de un régimen de poder compartido.

El obispo Macram Gassis de El Obeid informó que ambos grupos se están armando de nuevo.

“Basta que haya un solo disparo para que todo estalle y regresaremos al monte --donde mucha gente vivió durante la guerra civil de 21 años, dijo el obispo--. La guerra civil norte-sur tuvo un coste en vidas de 1,5 millones de personas”.

“Estamos en las manos de Dios. Pedimos a Dios que nos salve de la ruptura y del regreso a las armas –añadió el prelado--. Las armas no resolverán el problema. No sabemos cuál es la solución pero permanecemos en oración, estamos en sus manos, somos sus hijos”.

Para más información: http://www.wheregodweeps.org/.

Por Nieves San Martín