Suplemento del diario vaticano en homenaje a las víctimas de los atentados

«Consternación y angustia» tras la última catástrofe en Nueva York

| 560 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 13 noviembre 2001 (ZENIT.org).- «Consternación y angustia» ha sido el título de la edición extraordinaria del diario en italiano de la Santa Sede con el que salió a los kioscos en la tarde de este lunes y en la mañana de este martes dedicada a la última tragedia aérea de Nueva York y a los atentados del pasado 11 de septiembre.



La primera página del suplemento especial de «L’Osservatore Romano» está totalmente dedicada a la tragedia del Airbus A300 de la Compañía American Airlines, que precipitó pocos minutos después de haber despegado del aeropuerto John F. Kennedy en el extremo este de Queens con 255 personas a bordo, en su mayoría de origen dominicano.

El diario, que cerró su edición vespertina poco después de que tuviera lugar la tragedia se preguntaba con angustia si se trataba de «accidente o de un nuevo acto de locura».

En la segunda página, ofrece una secuencia de imágenes y un artículo para narrar la «emocionante ceremonia» del 11 de noviembre en el «Ground Zero», en la que se recordaron a los fallecidos en los ataques contra las Torres Gemelas provocados por «terroristas islámicos».

Otro artículo rinde homenaje a los bomberos «héroes» de Nueva York, y publica a la foto del presidente George W. Bush en los escombros del World Trade Center, cuando se dirigió con un megáfono a los bomberos y socorristas.

La tercer página ofrece los textos de dieciséis intervenciones de Juan Pablo II, del 4 de octubre al 12 de noviembre, con el título: «El incesante grito de paz que se ha elevado del corazón de Juan Pablo II tras los trágicos ataques terroristas en Estados Unidos».

En el centro, aparece la foto del Papa al encontrarse, este sábado, en la Basílica de San Pedro con un bombero de Nueva York, quien le entregó el casco que pertenecía al capellán de los bomberos fallecido a causa del derrumbamiento de una de las Torres Gemelas.

Un pie de foto recuerda que la oración del Papa por la paz no ha cesado desde aquel 11 de septiembre, «día oscuro en la historia de la humanidad».