Surge un centro de información sobre Tierra Santa

Ofrecerá servicios a periodistas y canales de televisión

| 1417 hits

JERUSALÉN, lunes, 14 enero 2008 (ZENIT.org).- Este 12 de noviembre se inauguró en Jerusalén el Franciscan Multimedia Center,  que pretende ofrecer a los periodistas y canales de televisión información sobre Tierra Santa y sobre el mensaje de los santos lugares.

Así lo explicó en la bendición del Centro, acogido en el «Terra Santa Collage», fray Dobromir Jasztal, ecónomo de la Custodia franciscana de Tierra Santa.

La fiesta convocó a unas cien personas, entre quienes se encontraba el nuncio apostólico, el arzobispo Antonio Franco.

La ceremonia comenzó con un canto en portugués, pues la Custodia ha confiado el Centro a la comunidad brasileña Cançao Nova, cuya misión, según aclaró el fundador, el padre Jonas Abib SDB, consiste en evangelizar con los nuevos medios de comunicación.

El padre Pierbattista Pizzaballa, custodio de Tierra Santa, explicó que la creación del centro ha exigido cuatro largos años, con importantes problemas económicos.

Este centro, dijo, según informa la Custodia de Tierra Santa, está «en el centro de una Tierra que interpela a todos, en primer lugar a los cristianos, a todos los cristianos, no sólo los católicos, que no tienen grandes y poderosos medios de comunicación, pero que cuentan con una importante red de periódicos, televisiones, pequeñas realidades eficaces para llegar al corazón de la gente y en los diferentes lugares del planeta».

Este centro, dijo, nace «para comunicar desde Tierra Santa una palabra de esperanza».

Maria de Lourdes Nunes, de la Comunidad Cancao Nova en Tierra Santa, invocó la intercesión de san Francisco y de santa Clara, que es la patrona de la televisión y dio las gracias al padre custodio por haber creído en el proyecto.

«El desafío es grande y tenemos necesidad de ayuda. Tenemos medios, ideas, creatividad, y algo de fantasía. Peo vosotros sois testigos de una historia. Sois una buena noticia que queremos hacer ver desde Tierra Santa», dijo dirigiéndose a los presentes, muchos de ellos franciscanos.