Tailandia: Juntos ante los retos de la sociedad actual

Reunión de líderes religiosos en la Universidad católica de Bangkok

| 1392 hits

ROMA, viernes 20 enero 2012 (ZENIT.org).- Líderes religiosos de diez países y regiones de Asia y de países occidentales se reunieron en Bangkok, Tailandia, para tratar algunos retos sociales en los que se puede dar una respuesta desde el diálogo religioso y la cooperación entre los diversos credos.

Cincuenta expertos, estudiosos de la cultura y de las religiones del Asia, provenientes del budismo, cristianismo, confucianismo, hinduismo, islam, jainismo y taoísmo --de diez países y regiones de Asia y de países occidentales (Camboya, China, Hong Kong , India, Líbano, Macao, Filipinas, Taiwán, Tailandia, Turquía, Vietnam y los EE.UU.)--, se reunieron en Tailandia para abordar algunas cuestiones urgentes y responder a las necesidades de la sociedad moderna, informa este viernes el diario vaticano L'Osservatore Romano.

Entre los temas más importantes tratados en la reunión están la violencia, la crisis económica, la corrupción, los conflictos entre culturas, el daño ambiental, la destrucción de las culturas y valores, así como el buen gobierno.

La reunión se celebró en la Universidad Católica de la Asunción de Bangkok, con el tema: "Diálogo entre las culturas del Asia". El evento fue propiciadopor el arzobispo de Guwahati Thomas Menamparampil, responsable de la oficina para la evangelización de la Federación de las Conferencias Episcopales del Asia (FABC).

El objetivo de la reunión era poner en evidencia la rica diversidad religiosa y cultural de los distintos países, promover actitudes positivas hacia otras tradiciones religiosas y destacar sus contenidos de bondad, verdad y belleza, así como fomentar la colaboración con otras confesiones en pos de una comprensión mutua y el intercambio de preocupaciones en común.

El prelado se mostró complacido con la participación masiva y destacó que este tipo de eventos tienen como objetivo "buscar visiones e inspiraciones desde la cultura y la tradición representada por cada estudioso”. “Con la progresiva globalización mundial --añadió--, existe una infinidad de posibilidades para el diálogo entre cultura, civilización y fe; es una ocasión para escuchar las ideas de cada uno y aprender de los puntos de vista de los demás".

Los aspectos de tipo cultural y religioso que se trataron fueron: el diálogo entre pensamiento confuciano y el cristianismo, entre el islam y el cristianismo, entre budistas y musulmanes. Algunos expertos profundizaron en los valores intrínsecos de Asia, las reflexiones sobre la ecología en el taoísmo, el desafío de una acción ética en el contexto chino, y la ética confuciana en la sociedad moderna.

Consultado sobre si este intercambio cultural puede ayudar a aliviar las tensiones en algunas partes del Asia donde los cristianos, así como las minorías étnicas y religiosas son víctimas de ataques, el arzobispo dijo que "podría constituir una valiosa contribución, pero se debe estudiar la causa profunda de las tensiones y los motivos de insatisfacción".

El obispo Menamparampil agregó que "al principio era muy difícil comunicar a la gente el proyecto de reunir a personas de diferentes culturas y tradiciones para hablar entre sí, pero una vez aclarada la idea, muchos lo han apoyado con entusiasmo".

Traducido del italiano por José Antonio Varela