'Tenaces por la paz', mensaje de los ordinarios católicos de Tierra Santa por el año nuevo judío

Durante su reciente asamblea en Belén

| 1138 hits

BELÉN, lunes 17 septiembre 2012 (ZENIT.org).- Un empeño para trabajar con aún más determinación con el objetivo de promover la justicia y la paz. Es la invitación que los ordinarios católicos de Tierra Santa han querido subrayar en un mensaje con motivo del año nuevo judío.

El concepto de ordinario, canónicamente hablando y refiriéndose a un lugar, comprende a los obispos diocesanos y todos aquellos que, aun interinamente, han sido nombrados para regir una Iglesia particular o una comunidad a ella equiparada; también quienes en ellas tienen potestad ejecutiva ordinaria, es decir, los vicarios generales y episcopales; y, respecto a sus miembros, los superiores mayores de institutos religiosos clericales de derecho pontificio y de sociedades clericales de vida apostólica de derecho pontificio, que tienen, al menos, potestad ejecutiva ordinaria.

En 2012, el año nuevo judío es durante la noche entre el 16 y 17 de septiembre, momento en el que inician los diez días penitenciales durante los cuales todos los judíos toman conciencia de las propias acciones realizadas durante el año que concluyó y piden perdón a Dios.

Los ordinarios reunidos los días pasados en asamblea plenaria [Constituída en 1992, esta Asamblea de Ordinarios Católicos está formada por los ordinarios católicos de los distintos ritos cuya jurisdicción se encuentra en el territorio de Tierra Santa], dirigiéndose “a todos nuestros hermanos y hermanas judíos” expresan el deseo que “el año judío 5773 sea un nuevo año bendito”. Al rezar juntos por Israel y el mundo, los ordinarios exhortan especialmente en este nuevo año “a trabajar cada día con más coraje y tenacidad en favor de la justicia y la paz, y del perdón y la reconciliación.

La asamblea plenaria, que tradicionalmente se realiza cada semestre, fue en la sede de los padres de Betharram, en Belén. Tras la última reunión en Nazareth, los jefes de las Iglesias de Tierra Santa volvieron enfrentar una serie de cuestiones sobre el futuro.

El presidente, el patriarca de Jerusalén de los Latinos, Fouad Twal, dirigió un alentador discurso a los participantes, quienes realizaron una serie de reflexiones sobre algunos encuentros internacionales que vieron también la participación de los ordinarios católicos de Tierra Santa: entre ellos, en particular, el Congreso Mundial de la Pastoral del Turismo; el Encuentro Mundial de las Familias, en la ciudad de Milán; y el Congreso Eucarístico Internacional en Dublín.

El Año de la Fe que se realizará del 11 de octubre próximo al 24 de noviembre fue uno de los temas centrales abordados. El padre David Neuhaus, vicario patriarcal de la comunidad católica de idioma hebreo, ofreció una serie de reflexiones sobre la carta apostólica Porta Fidei, con la que Benedicto XVI convoca el Año de la Fe, dando lugar a las propuestas e iniciativas.

Por su parte los representantes de Caritas presentaron sus actividades en Jordania, Jerusalén y Chipre. Así como los problemas jurídicos levantados por la Congregación para la Doctrina de la Fe y el tema de la celebración de Pascua, según el calendario Juliano.

La reunión se concluyó con una misa caracterizada por el inicio del año escolar, con la presencia de los alumnos de las escuelas cristianas concomitantemente a la apertura de la asamblea plenaria. El 11 de septiembre pasado, los ordinarios habían también difundido un comunicado en el que expresaban felicitaciones por el nombramiento del arzobispo, Giuseppe Lazzarotto, como nuncio apostólico en Chipre, Israel y como delegado apostólico en Jerusalén y Palestina. “Que su servicio entre nosotros – subrayó- sea una bendición para nuestra Iglesia”.