Teólogo protestante: El Rosario puede contribuir a la unidad

Contemplado como oración cristológica, como propone el Papa

| 524 hits

ROMA, 10 diciembre 2002 (ZENIT.org).- El relanzamiento del Rosario como oración cristológica puede contribuir a la unidad de los cristianos. No sólo puede purificar las distorsiones de los católicos en su devoción a María, sino que también puede derribar en las Iglesias de la Reforma los obstáculos del pasado, opina un importante teólogo protestante.



«Recorrer con María las escenas del Rosario es como ir a la “escuela” de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender su mensaje», se lee en la reciente Rosarium Virginis Mariae .

El rezo del Rosario, si se redescubre de manera adecuada, lejos de ser un obstáculo representa una ayuda al ecumenismo. Así lo afirma Juan Pablo II en su carta apostólica mencionada.

Es una postura compartida por un teólogo evangélico-reformado, el profesor Stephan Tobler, de la Universidad de Tubinga (Alemania), según recogieron los micrófonos de Radio Vaticana .

«He de decir que (la carta apostólica Rosarium Virginis Mariae ) la le leído de un tirón. Es una carta de una profundidad espiritual y teológica que no me esperaba. Una carta que respira una dimensión evangélica que me ha sorprendido mucho», afirmó el profesor Tobler.

«La carta dice que es necesario relanzar el Rosario como oración cristológica. Lo hace verdaderamente desde la primera hasta la última línea», constata.

En el documento, donde habla, «en una alusión, de la gracia que María nos da cuando le rezamos», habla de la gracia que Dios nos da casi de la mano de María, pero con un “casi” como para decir “está y no está”», expone el teólogo.

«Por lo tanto --explica el profesor Tobler--, está de tal forma introducido en la dinámica de Dios Trinidad que veo que está próximo a la sensibilidad de los reformadores que apreciaban la figura de María, pero sólo si no se quita la mirada de Jesús, del Espíritu Santo, del Padre».

En este contexto, las Iglesias reformadas pueden recibir un impulso de las palabras del Papa, como constata el teólogo: «Creo que las Iglesias evangélicas pueden redescubrir a María como la imagen de la persona completamente abierta a Dios con su “Fiat” (Hágase), con su “Haced lo que Él os diga”, con su estar bajo la Cruz, con su estar presente silenciosamente entre los discípulos».

«El Papa, en esta carta --añade--, subraya el Rosario, más que oración de palabras, como contemplación del misterio. Ciertamente la sensibilidad y la búsqueda de hoy es principalmente la de redescubrir un espacio donde el corazón reposa, donde el alma contempla los misterios de Dios y también en las formas donde esto es posible. Nosotros, en nuestras tradiciones, debemos redescubrir las formas que sean el equivalente, la analogía».

En este punto, el profesor Stephan Tobler piensa «de manera especial en la gran riqueza que tenemos en nuestras Iglesias, donde palpita el corazón de nuestro pueblo cristiano que, al inicio de la Reforma, dio una impronta al modo en que el pueblo responde al amor de Dios, cantando con María el “Magnificat”, cantando como María oró los Salmos, Ella, hija de Israel, y así los cantamos también nosotros».

Ciertamente se trata de una ocasión favorable hacia la unidad de las Iglesias, como reconoce finalmente Tobler: «Estoy convencido de si los católicos rezan el Rosario como se propone en esta carta apostólica y si los evangélicos reconocen y redescubren sin perjuicios este nuevo modo de concebir el Rosario, entonces será una ocasión favorable, pero hay que trabajarlo».