«Todavía no hay festivales de cine familiar»

Entrevista a Daniel Arasa i Favà, director de CinemaNet

| 470 hits

BARCELONA, viernes, 4 febrero 2005 (


HREF="http://www.zenit.org/">ZENIT.org).- El cine actual maltrata a la familia, la gran ausente en los festivales cinematográficos, constata el director de la entidad dedicada a cine y valores CinemaNet, Daniel Arasa i Favià.

«Vale la pena que pensemos en la gran cantidad de festivales que hay, incluidos los de cine porno o de homosexuales, y sin embargo, no los hay de cine familiar», revela a Zenit este periodista y historiador, padre de siete hijos y presidente del Grup d’Entitats Catalanes (GEC) de la Familia, con sede en Barcelona.

Desde CinemaNet (que en catalán quiere decir también «cine limpio») se dedica a la promoción de los valores humanos, cívicos, familiares y educativos en el cine, entre otras cosas con la institución del premio cinematográfico «Familia».

Profesor de Periodismo en las Universidades Pompeu Fabra y Abat Oliba de Barcelona, Arasa es autor de trece libros, en su mayoría de historia relacionados con la Guerra Civil Española, los maquis o la participación de los españoles o catalanes en la Segunda Guerra Mundial. Durante dos décadas ha sido redactor Jefe de la Agencia de Noticias Europa Press de Catalunya y enviado especial a numerosos países de todo el mundo.

--¿Por qué han premiado «Una película hablada», del portugués Manoel de Oliveira?

--Arasa: Porque expone de una manera magistral aspectos de la relación madre-hija, de la formación que aquella da en base precisamente a recorrer lugares destacados de cultura mediterránea. También es emotivo el reencuentro con el marido.

De otro lado, muestra la posibilidad de entendimiento entre personas aunque hablen lenguas distintas. Es como una Torre de Babel idílica. Y todo ello en medio de una gran belleza estética.

Como elemento complementario, aporta brochazos encantadores de la cultura mediterránea, en buena parte cuna de la cultura mundial.

--El cine actual no mima excesivamente la familia: ¿por qué?

--Arasa: Puede afirmarse que, en su conjunto, el cine maltrata bastante a la familia. La verdad es que sólo una minoría de películas se salva. El cine es un extraordinario transmisor de valores. Si éstos son positivos es un instrumento maravilloso. Si lo que se difunde es nefasto la conclusión es obvia.

Y no digamos el caso del cine español. Ha perdido tres millones de espectadores el año pasado. Para lo que se ve no nos puede importar demasiado que pierda aún muchos más.

La mayor parte de películas no se aguantan de ninguna de las maneras. No entro en los aspectos estrictos de técnica cinematográfica. Muchas, demasiadas, películas españolas transmiten antivalores.

--Las asociaciones familiares critican el cine que se hace. ¿Por qué no proponen alternativos y promueven económicamente películas con valores familiares?

--Arasa: Sería deseable que las asociaciones familiares pudieran promover un mejor cine, pero es impensable que puedan aportar dinero. Estas mismas entidades viven, al menos en España, en una enorme precariedad.

Quien ha de aportar son empresas o personas a título individual. Aún más, hacen falta empresarios que creen productoras que tengan como objetivo promover un cine con verdaderos valores. Ello nada tiene que ver con cine meapilas, ni aburrido. Muy al contrario.

Uno de los objetivos de CinemaNet como organización, con el apoyo de otras organizaciones familiares, es el de crear un Festival de Cine Familiar. Estamos trabajando para obtener los recursos y creemos que lo conseguiremos.

Vale la pena que pensemos en la gran cantidad de festivales que hay, incluidos los de cine porno o de homosexuales, y sin embargo, no los hay de cine familiar. Es algo sobre que merece la pena reflexionar, y que evidencia como personas con buen criterio, con valores, con sentido cristiano, dejamos demasiado a menudo que otros que difunden lo negativo nos coman el terreno.

Es una pequeña muestra más de las palabras de Cristo de que los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz.

Estamos abiertos a la colaboración de personas que consideran que es un objetivo que vale la pena. Nuestro correo electrónico es cinemanet@menta.net

--¿Qué criterios prevalecen en los premios cinematográficos «Familia»?

--Arasa: Se dan dos tipos de premios. Uno de trayectoria a una persona del mundo cinematográfico (director, guionista, actor, actriz..., y hasta productor) que a lo largo de su vida profesional haya destacado precisamente por ello, por su trayectoria, su actividad continuada, en favor de los valores humanos, familiares y educativos. Como se desprende de ello, los premiados siempre son personas de una cierta madurez, que lleven bastantes años en la profesión.

Otro premio se da a una (o hasta un máximo de 3) películas que hayan sido estrenadas en España en el año de convocatoria y que en ellas se dan estos mismos valores humanos, familiares o educativos, o bien que evidencien precisamente la ausencia de ellos. Por ejemplo, en este último aspecto, se han premiado filmes como «Solas» o «El Bola», que son claramente de denuncia.

--Usted es padre de siete hijos. Cuando ven una película, ¿decide que sea siempre con valores?

--Arasa: No hay un criterio específico para que una película sea adecuada o no. Los filmes pueden ser de mil maneras, con los enfoques más diversos, con más o menos efectos especiales, con temáticas que pueden ir desde la comedia a los temas bélicos, de la animación al drama. Lo realmente importante es el fundamento.

Diría que para las películas hay una palabra clave: valores que transmite. O si se quiere, virtudes. Pero tampoco hace falta muchas veces que haya moralina. Divertirse en familia es muy positivo y sano, y une a las personas.