Todos los Santos-Halloween-Todos los Santos

Camino de ida y vuelta para recuperar la fiesta cristiana

| 1288 hits

SANTIAGO DE CHILE, lunes, 13 octubre 2008 (ZENIT.org).- La gran tradición que tiene en ambientes cristianos la Fiesta de Todos los Santos se remonta a muchos siglos atrás. La celebración de la conmemoración de los difuntos, al día siguiente, es posterior.

 



Las dos fiestas cristianas, deformadas, recalaron en países no latinos para transformarse en una fiesta pagana: Halloween. En Chile, una iniciativa trata de limpiar de la escoria de los siglos esta antigua fiesta cristiana y devolverle el esplendor de su origen.

La fiesta de Todos los Santos que ya se celebraba con anterioridad en la Iglesia de Roma, fue transferida por el Papa Gregorio III (731-741) al 1 de noviembre. Gregorio IV (827-844) extendió esta fiesta a toda la Iglesia.

Aunque la costumbre de orar por las personas que han muerto y celebrar misa por ellas es tan antigua como la Iglesia, la fiesta litúrgica por los difuntos se remonta al 2 de noviembre de 998, instituida por San Odilón, monje benedictino y quinto abad de Cluny, en el sur de Francia. En el siglo XIV, Roma adoptó esta práctica. La fiesta fue gradualmente expandiéndose por toda la Iglesia.

El nombre Halloween no es sino la deformación estadounidense del término, que en el inglés de Irlanda es “All Hallows' Eve”: Vigilia de Todos los Santos.

Esta antiquísima fiesta llegó a Estados Unidos junto a los emigrantes irlandeses y allí arraigó para sufrir luego una radical transformación.

De las pantallas de Hollywood la moda de Halloween llegó hace no muchos años a la vieja Europa. Y he aquí que, abandonando la riqueza cultural de la Fiesta de Todos los Santos, por no decir religiosa, la vieja Europa se puso una calabaza en la cabeza y se dedicó a conjurar el miedo a la muerte con una fiesta infantil, que está a medio camino  entre el carnaval y la petición del aguinaldo, que hacen los niños cristianos de tradición latina en Navidad.

Desde 2001, un grupo de laicos de Chile están haciendo una campaña para recuperar el sentido de la Fiesta de Todos los Santos en todos los barrios de Chile.

El afiche, que se puede obtener en internet, lo han enviado a las Vicarías de Pastoral y Vicarías de Educación de todas las diócesis de Chile

La campaña no se dirige solamente a los católicos sino a toda la sociedad, recordando el legado cultural, al mismo tiempo que la oportunidad que supone para educar en valores positivos a niños y jóvenes.

En la página se ofrecen sugerencias para que el profesor las use en clase o el catequista en la parroquia.

La actividad de Halloween-Todos los Santos viene celebrándosde en Chile en la tarde del 31 de octubre, con estas actividades: ponerse disfraz, salir al vecindario, llamar a las casas, pedir dulces.

El tema clave es: terror (en el disfraz) y amenaza (travesura si no hay dulce).

Se hace una reflexión con los alumnos de lo que se puede mantener y lo que podría cambiar.

Los organizadores de la iniciativa proponen para el próximo 31 de octubre, a la sociedad chilena: invitar a niños y jóvenes a disfrazarse con temas positivos; salir con alegría a saludar a los vecinos y a pedir dulces; entregar algo a cambio de los dulces: tarjeta, poesía, canción o una oración, lo que llamamos una ‘gracia’, y decir ‘dulces por gracias’; a los que quieran participar les piden colocar un distintivo de color blanco en su casa, para adherirse a la celebración.

Para más información: http://www.todoslossantos..cl/

Por Nieves San Martín