Tras la Jornada de Asís, líderes religiosos mundiales se reunirán en Sicilia

Judíos, musulmanes y cristianos convocados por la Comunidad de San Egidio

| 1405 hits

ROMA, 16 julio 2002 (ZENIT.org).- El problema del terrorismo, de la pobreza y de la globalización tiene una respuesta fundamental: el diálogo. Es la convicción que reunirá a 350 exponentes religiosos y laicos del mundo judío, musulmán y cristiano en el encuentro «Hombres y Religiones» del 1 al 3 de septiembre en Palermo (Italia).



Organizado cada año por la Comunidad de San Egidio, la 16ª edición de este encuentro internacional se centrará en el tema «Religiones y culturas entre conflicto y diálogo». Ocho salas acogerán a los participantes, se celebrarán 24 mesas redondas, con la participación de unas cinco mil personas.

Convocada cuando se cumple un año del 11 de septiembre, el portavoz de la Comunidad de San Egidio, Mario Marazziti, explica el propósito de la reunión: «Queremos que el diálogo sea el remedio a corto, medio y largo plazo a la tentación de dividir el mundo, al muro que pretende separar el mundo occidental, judío y cristiano, del mundo árabe y musulmán».

«El diálogo sin ingenuidad, realizado con inteligencia, conociendo todas las dificultades presentes, creo que puede ser una oportunidad que hay que perseguir con toda nuestra energía y la energía de todos», añadió Marazziti en la presentación en Roma del Encuentro Interreligioso Mundial a los medios de comunicación.

Después de la primera Jornada de Oración por la Paz de Asís de 1986 --cuando Juan Pablo II congregó a los líderes mundiales de las diferentes religiones--, la Comunidad de San Egidio comenzó a organizar estos encuentros en respuesta a la invitación del Papa: «Sigamos difundiendo el mensaje de la paz y viviendo el espíritu de Asís».

Los Encuentros Interreligiosos Mundiales nacieron así con el objetivo de promover el conocimiento recíproco y el diálogo entre las religiones en el horizonte de la paz, explica un comunicado de la Comunidad.

«Creemos que de las religiones puede partir un signo importante para acercar mundos diferentes entre sí, para superar las barreras y construir puentes en la sociedad civil. Frente al desafío del mundo contemporáneo, creemos que las religiones pueden dar un alma a la globalización», subraya Mario Marazziti.

Será una cita también importante desde el punto de vista ecuménico: el Patriarcado de Moscú y de Constantinopla ya han confirmado la asistencia de varios representantes.

Acudirá también el secretario general de la Federación luterana mundial, Ismael Noko y el presidente del Consejo metodista mundial, Suday C. Mbang. Decenas de obispos y más de 10 cardenales se sumarán a la representación cristiana en el encuentro.

Se cuenta igualmente con importantes exponentes judíos: el presidente de la Conferencia de los rabinos de Europa, René Samuel Sirat, intervendrá en la apertura de la reunión.

Numerosa será la asistencia musulmana, entre cuyos nombres destaca el del ayatolá iraní Mohamed Ali Taskhiri. El presidente de la República de Burundi, Pierre Buyoya también viajará a Palermo.

La Comunidad de San Egidio surgió en Roma, en 1968, por iniciativa del profesor universitario de Historia, Andrea Riccardi, laico y padre de familia. Hoy es una Asociación pública de laicos de la Iglesia católica a la que pertenecen más de 40.000 personas en 60 países de varios continentes.

Su carisma se basa en la oración, centro de la vida comunitaria, la comunicación del Evangelio, la solidaridad con los pobres, el ecumenismo, y el diálogo entre religiones y como método para la reconciliación en los conflictos. La Comunidad ha desempeñado un papel decisivo en la solución de las guerras civiles en Mozambique y Guatemala.

Su página web es www.santegidio.org.