Tras los atentados, aumenta el recurso a la magia y el ocultismo

Informe anual del Teléfono Antiengaño en Italia

| 713 hits

ROMA, 5 noviembre 2001 (ZENIT.org).- Se corre el riesgo de que los atentados del 11 de septiembre, el miedo y la ansiedad por el futuro lancen cada vez a más personas en los brazos de magos y cartománticos, alimentando un negocio que ya ronda los 450 millones de dólares cada año en Italia.



Al presentar el miércoles pasado en Roma el «Informe 2001 sobre magia y ocultismo en Italia», el Teléfono Antiengaño ha lanzado nuevamente la alarma sobre un fenómeno en aumento.

Más de siete mil han sido las denuncias de estafa recogidas en siete años de actividad. Las mujeres parecen ser las más proclives a caer en las redes de magos y cartománticos.

Según el estudio, entre 9 y 10 italianos tienen relación con la astrología, la magia, y el ocultismo, el 17% de la población. Los principales motivos por los que recurren a ella son la salud, el miedo al futuro, los afectos y el trabajo.

El 97 por ciento del facturado de los magos y ocultistas no declara impuestos. El caso récord es el de un mago famoso de Cagliari que evadió algo más de 3 millones de dólares durante tres años.

Carlo Climati, uno de los máximos expertos en Italia en esoterismo, autor de uno de los libros más vendidos en el país en estos momentos, «Los jóvenes y el esoterismo», explica a Zenit el fenómeno.

--Zenit: ¿Cuál es la conclusión a la que llega este estudio?

--Carlo Climati: Gracias al Informe del Teléfono Antiengaño sobre las estafas de los magos y las sectas, emerge un dato importante: el fenómeno del ocultismo está aumentando y es un fenómeno a tener en consideración y que hay que afrontar con seriedad.

--Zenit: ¿Qué es lo que lleva a las personas a dirigirse a magos, cartománticos, mediums, etc.? ¿Qué peligros corren estas mismas personas una vez que entran en este ambiente?

--Carlo Climati: Ciertamente lo que impulsa a las personas a dirigirse a los magos es una sensación de inseguridad sobre el futuro y, sobre todo, y este es un aspecto importante, la soledad. Muchas personas están solas y buscan en los magos y en los santones un punto de referencia para resolver los propios problemas. El mago se convierte en una especie de consejero, una persona que con el tiempo crea una auténtica relación de dependencia.

--Zenit: ¿En este ámbito, qué papel desempeñan los medios de comunicación? ¿Tienen alguna responsabilidad en la difusión de este fenómeno?

--Carlo Climati: mi opinión, los medios tienen una grandísima responsabilidad. Cada vez con más frecuencia vemos en televisión magos, santones y cartománticos que son presentados como si fueran personas totalmente normales. Seguramente por tanto, en el momento en que la televisión hace normal a un mago, el mago entra en el círculo normal de la imaginación de las personas y las personas empiezan a entrar en contacto con él. Invitar a un mago a una transmisión significa hacerlo famoso y más cuando la televisión tiene el extraño poder de transformar en creíble todo lo que es increíble.

--Zenit: ¿Cómo hay que moverse para atajar este fenómeno?

--Carlo Climati: Es necesario encontrar la fuerza para enfrentarse a estos charlatanes con el mayor número posible de acciones tanto en el plano cultural como operaciones de tipo legal allí donde haya violaciones del Código penal.