Tres años del inicio de la guerra en Siria

Organizaciones humanitarias en todo el mundo han preparado vigilias para pedir el fin del conflicto

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 722 hits

La tragedia que se vive en Siria comenzó hace hoy tres años. La llamada primavera árabe llegó al país sirio con las protestas contra el presidente Bashar al-Asad y su gobierno. Las revueltas acabaron convirtiéndose en una guerra que ha dejado unos 146 mil muertos y millones de refugiados, así como una gran inestabilidad en la nación.

Tres años después del inicio de la tragedia, se calcula que más de 9,3 millones de personas están en “necesidad urgente” de asistencia humanitaria y otros 2,5 millones de sirios han tenido que huir de sus hogares para refugiarse en países vecinos como Líbano, Jordania, Turquía y Egipto, según informa la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El nuncio apostólico en Damasco, monseñor Mario Zenari, explica en una entrevista a Radio Vaticana que "frente a este cuadro creo que no debemos perder la confianza, la esperanza, lo que continuamente nos dice el Santo Padre y que recientemente también los obispos católicos de Siria, reunidos en Asamblea plenaria, han pedido, animando a los fieles a mantener la confianza, a levantar con la fuerza de la oración y dar testimonio de la solidaridad en este momento tan difícil".

El pasado 14 de febrero concluyó sin resultados positivos la reunión Ginebra 2, la segunda ronda de negociaciones convocada por la comunidad internacional y destinada a obtener un alto el fuego que permitiera una transición y elecciones democráticas para elegir a un nuevo gobierno. Además, el negociador de la ONU ante Siria, Lakhdar Brahimi, precisó que "las delegaciones de Damasco y de la oposición no han ha fijado ninguna fecha para un nuevo encuentro".

Las grandes organizaciones activas en Siria hacen llamamientos pidiendo acciones urgentes. El nuncio apostólico dice en la entrevista que si tuviera que hacer un llamamiento a la diplomacia internacional diría "trabajemos todos para que se encuentre la forma de bloquear esta situación. Es necesario tener la valentía para buscar posibilidades siempre nuevas para salir de este túnel".

Para un día como el de hoy, organizaciones humanitarias han convocado en más de 30 países iniciativas para recordar el tercer aniversario del inicio del conflicto en Siria, donde se pedirá el cese inmediato de las hostilidades, garantías para la seguridad de la población civil y la firma de un acuerdo de paz inclusivo para poner fin al conflicto.

El conflicto que asola este país está muy en el corazón del Santo Padre. Son muchos los llamamientos y pedidos de oración que ha hecho por el cese de la violencia en Siria. De una forma especial, se debe recordar la vigilia de oración y ayuno. El día 7 de septiembre de 2013 fue la jornada dedicada a pedir por la paz en Siria, Oriente Medio y el mundo entero por iniciativa del papa Francisco. Se calcula que aquel día unas 100.000 personas estuvieron presentes en la plaza de San Pedro en esta vigilia que reunió a familias, jóvenes, grupos, asociaciones, no creyentes y fieles de otras otras religiones, todos con un mismo deseo en el corazón, que reine la paz en el mundo. En esa ocasión, el Santo Padre reflexionó sobre el mundo en el que en realidad vivimos, donde hay "violencia, división, rivalidad, guerra".  Y esto sucede, explicó, "cuando el hombre, vértice de la creación, pierde de vista el horizonte de belleza y de bondad, y se cierra en su propio egoísmo".