"Trisómico, ¿y qué?"

Se celebró la primera jornada mundial del Síndrome de Down

| 1304 hits

Por Anita Bourdin

ROMA, jueves 22 marzo 2012 (ZENIT.org).- La primera jornada mundial de la Trisomía 21 tuvo lugar el 21 de marzo. La Fundación Lejeune propuso marcar esta "première" mundial modificando las fotos de los perfiles en las redes sociales con esta interpelación: "Trisómico, ¿y qué?". Pues "la cuestión de la mirada hacia la trisomía 21 es una cuestión de sociedad".

Por primera vez en 2012, la jornada internacional de trisomía 21 ha sido reconocida por una resolución de la ONU instituyendo su celebración el 21 de marzo. Esta fecha es altamente simbólica: hace referencia a los 3 cromosomas 21 en el origen de la enfermedad. El fin de la jornada es sensibilizar e informar sobre la trisomía 21.

Con ocasión de esta jornada, la Fundación Jérôme Lejeune es copartícipe de una campaña para sensibilizar sobre la trisomía 21 e interpelar a la sociedad.

Esta campaña suscita un interrogante fundamental sobre el lugar que se da a la persona trisómica, y más ampliamente a la persona con minusvalía y a los más débiles.

La campaña "Trisómico... ¿y qué?" se lleva a cabo por un grupo de padres de niños trisómicos que desean que se oiga un mensaje fuerte de sensibilización y trasladar una imagen positiva a la sociedad. Mira a desmitificar la trisomía 21 y a interpelar al gran público acerca de la mirada sobre ella, con el fin de permitir una real integración de las personas que están afectadas por ella.

"La cuestión de la mirada sobre la trisomía 21 es una cuestión social de primera importancia, y se hace más que nunca urgente responder a ella, así como para los enfermos, las familias y la sociedad entera. Interpelar sobre este reto, informar y formar sobre la realidad de esta enfermedad es indispensable en Francia", explican los organizadores.

Publicistas y otros actores han permitido la realización de esta operación: un bonito impulso de generosidad que testimonia una movilización posible y una voluntad compartida de hacer cambiar la mirada sobre la trisomía 21.