“Tu eres mi otro yo”, paradigma de los latinos en Estados Unidos

En el Congreso Raíces y Alas de la Pastoral Hispana

| 1953 hits

CHICAGO, lunes 4 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- La frase “tu eres mi otro yo” cautivó la imaginación y el compromiso de 450 líderes hispanos de los Estados Unidos por mejorar la sociedad norteamericana, lograr mayor justicia e inclusión y hacer avanzar la agenda latina en temas que afectan a los cerca de 45 millones de hispanos que viven y trabajan en la nación.

La frase fue pronunciada por el sacerdote Arturo Bañuelas durante el Congreso Raíces y Alas 2010, celebrado en Chicago del 23 al 26 de septiembre.

“Tu eres mi otro yo es la manera latina”, dijo el sacerdote de El Paso, Texas, al aceptar el premio William Sadlier Dinger, un galardón que reconoce la labor de extender la Palabra de Dios en la comunidad latina. Se entrega durante la reunión anual del Nacional Catholic Council for Hispanic Ministry (NCCHM), ente organizador del Congreso.

Bañuelas afirmó que “esta es la hora de los latinos y queremos contribuir al futuro de una nación mejor, más justa, igualitaria, libre para todos, en especial los pobres”. Para ello ve necesario redescubrir la verdad sobre cada persona en lugar de creer la mentira sobre el otro.

La frase “Tu eres mi otro yo --dijo- ofrece una profunda concepción espiritual de la vida, un programa económico de justicia, una solución cultural para la paz y una auténtica reforma en favor de la dignidad humana”.

Rooted in Discipledship: Enviados en Misión fue el lema del encuentro que reunió a participantes hispanos llegados de todo Estados Unidos para estudiar, desde la perspectiva de la comunidad hispana en el país, las prioridades de los obispos para el pueblo católico, explicó Rosemarie Kamke, secretaria ejecutiva del Congreso, en una entrevista.

“Hemos creado conciencia de la problemática que enfrentan los hispanos en temas de pertenencia y participación en la Iglesia y la sociedad, con énfasis en el respeto a la inculturación y a los valores que cada grupo tiene”, explicó Kamke, que representa a la Institución Teresiana en NCCHM.

NCCHM es un Consejo formado por 64 organizaciones, movimientos, universidades y grupos que trabajan al servicio de la Pastoral Hispana en los Estados Unidos. Su presidenta, Carmen Fernández Aguinaco, que representa a las Publicaciones Claretianas, lo calificó como un pequeño laboratorio para que “hagamos verdaderamente pastoral de conjunto”.

En su saludo, el cardenal Francis George, arzobispo de Chicago, recalcó la importancia de la pastoral hispana en un momento en que los latinos son la minoría mayor del país y constituyen más del 35% de todos los católicos en Estados Unidos.

Según datos de la Conferencia Episcopal, desde 1960, los hispanos han contribuido al 71% del crecimiento de la Iglesia católica en el país, y más del 50% de los católicos menores de 25 años son de ascendencia hispana. Un 68% de los latinos de Estados Unidos se consideran católicos.

En una población total de 299 millones, las proyecciones del censo señalaban en 2007 una población hispana de 45.5 millones. La cifra aumentará notablemente en el censo de 2010. Se prevé que para 2050 la población de latinos superará los 102,6 millones.

El cardenal subrayó la responsabilidad que tienen los hispanos y el reto de su permanencia en la fe católica, hoy amenazada por el paso a iglesias protestantes y el secularismo.

Los ponentes en el congreso hablaron de la realidad cambiante en el país y en la Iglesia católica.

“La mayoría de los católicos ya no es de ascendencia europea”, señaló Allan Figueroa Deck S.J. que dirige la Oficina de Diversidad Cultural de la Conferencia de Obispos. Explicó que, contrario a la inmigración europea de finales del siglo XIX, los emigrantes hoy son de Latinoamérica, Asia, y las islas del Pacífico. Y en este conjunto, señaló, los hispanos deben asumir responsabilidad hacia toda la Iglesia.

Las estadísticas apoyan esta nueva realidad: los hispanos constituyen el 25% de todos los laicos involucrados en programas diocesanos de formación para el ministerio. De los sacerdotes que se ordenan, un 15% son latinos.

De un total de 18.000 diáconos permanentes, 3.000 son latinos y hay unos 40 obispos de ascendencia hispana, de ellos 26 en activo. Monseñor José Gómez ha sido nombrado recientemente arzobispo de Los Ángeles, la mayor archidiócesis del país.

Pero existen retos y problemas. En la conferencia de apertura, monseñor Jaime Soto, obispo de Sacramento, comentó los temas del congreso, sus luces y sombras en la comunidad hispana.

Deploró “el silencio de la familia hispana sobre temas de sexualidad, silencio del que la cultura dominante se aprovecha”, y la existencia de violencia doméstica y machismo.

Resumió como grandes retos para la comunidad hispana, la inmigración, los bajos resultados escolares, la falta de acceso al sistema de la salud, el alto nivel de hispanos en las cárceles, la falta de empleo, la poca participación política y la débil conexión de la Iglesia con el movimiento sindical.

“Es esencial que el pueblo católico hispano se involucre en estos temas”, dijo.

También intervinieron en el Congreso el obispo de Ponce (Puerto Rico), monseñor Félix Lázaro Martínez, el obispo auxiliar de Washington D.C., monseñor Francisco González, y el obispo auxiliar de Miami, monseñor Felipe Estévez. El obispo auxiliar de Chicago, monseñor Gustavo García-Siller, tuvo unas palabras de bienvenida.

Para escuchar y ver segmentos del discurso de Arturo Bañuelas: http://www.youtube..com/watch?v=ffquUELiCQI

Por Araceli M. Cantero