Un año jubilar intenso para celebrar el doctorado de san Juan de Ávila

Entrevista con monseñor Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, España

| 1291 hits

Por José Antonio Varela Vidal

ROMA, lunes 15 octubre 2012 (ZENIT.org).- Las celebraciones por el doctorado de san Juan de Ávila se extienden más allá de la solemne proclamación como tal, el pasado 7 de octubre por el papa Benedicto XVI. Y quienes han organizado todo para que siga la fiesta es la diócesis de Córdoba, que, con su obispo a la cabeza, han inaugurado el Año Jubilar del Maestro Ávila en Montilla –donde vivió y murió el santo--, y que espera la visita de los reyes de España…

Fue así que este viernes 12, luego de la procesión y la solemne concelebración eucarística presidida por monseñor Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba,y ante cerca de tres mil fieles, el alto prelado abrió la Puerta Jubilar ubicada en el Santuario de san Juan de Ávila en Montilla, inaugurando así un Año Jubilar que durará hasta el 19 de octubre de 2013.

Durante su paso por Roma, y en medio de los preparativos y una audiencia con el papa a quien le regalaron una cruz pectoral hecha en oro por orfebres cordobeses, ZENIT conversó con el obispo de Córdoba, quien no oculta la emoción de ser el guardián del corazón del santo patrono del clero español y hoy doctor de la Iglesia Universal.

Con el recuerdo aún fresco de la ceremonia de proclamación, ¿qué parte del mensaje del santo padre resuena en el ambiente?

--Monseñor Fernández: El papa nos lo presentó como “modelo de evangelización para nuestro tiempo”. San Juan de Ávila fue un gran conocedor de la escritura, predicador infatigable, centrado en el amor a Jesucristo y con una vida gastada por la evangelización y la entrega a los demás.

No todos saben que usted presidió la Junta que preparó los hechos que hoy celebramos…

--Monseñor Fernández: Sí, en cuanto obispo de Córdoba presidí por dos años la Junta prodoctorado, hoy convertida en Junta San Juan de Ávila. Ha habido un trabajo de conjunto muy importante en la postulación, llevada en los últimos tiempos por doña María Encarnación González, de la Institución Teresiana, quien es la postuladora de las causas en la Conferencia Episcopal Española.

Entonces continúa el trabajo…

--Monseñor Fernández: Ya ha habido mucho trabajo a todos los niveles con la publicación de su obra completa, una edicion crítica y otras ediciones más pequeñas. Ahora nos queda el trabajo de traducirlo para que sea conocido en el mundo entero.

Y habrá todo un Año Jubilar en su diócesis, ¿no?

--Monseñor Fernández: Sí, va del 12 de octubre de 2012 y durará hasta el 19 de octubre de 2013. Será un año para el que hago la invitación: ¡Vamos todos a Montilla! Dicha ciudad es el lugar que guarda su sepulcro y está la casa donde vivió los últimos 15 años de su vida ya delicado de salud. Recordemos que Córdoba fue su diócesis, él estuvo incardinado allí. Por eso hemos pensado que la diócesis de Córdoba tenía que ofrecer a los peregrinos que quieran venir de toda España y de fuera, la gracia que supone para la Iglesia el doctorado de san Juan de Ávila.

¿Ya hay peregrinaciones importantes que han confirmado?

--Monseñor Fernández: Tendremos muchas. Entre otros, está la Conferencia Episcopal Española que en pleno peregrinará el 29 de noviembre al sepulcro del nuevo Doctor. También irá a visitarlo la Academia Eclesiástica Pontificia que van a estar por tres días. Hay una gran movilización de las diócesis de Andalucía y de todo España, porque es el patrono del clero español y es muy querido, también en América Latina. Y como obispo de Córdoba, he invitado a la Casa Real española.

¿Irán los mismos reyes?

--Monseñor Fernández: Me han contestado de la Casa Real tomando nota. Pero no se cuándo, ni quiénes y ni cómo. Es que en la causa de san Juan de Ávila han intervenido muchas personas durante más de un siglo, y ha sido la Casa Real española la que ha sostenido la causa de la canonización, como lo hicieron los reyes Felipe V y Carlos IV. De hecho en 1960, cuando fue la canonización, los entonces príncipes, actuales reyes de España, fueron a Montilla. Y en una reciente ocasión que tuve les dije a los reyes personalmente, “les espero en Montilla para el doctorado”, y la reina me contestó “si, si, iremos”.

Será un año intenso para no perdérselo…

--Monseñor Fernández: Y además de todas estas actividades, está el Relicario itinerante de su corazón, que irá a las diócesis que lo van pidiendo en España y de afuera. Ya lo han pedido de Santiago de Chile, de México, de Corea. También lleva aparejada esta peregrinación, la indulgencia plenaria.