Un circo de nombre Roncalli

Su dueño quedó impresionado por Juan XXIII

| 991 hits

ROMA, 6 septiembre (ZENIT.org).- En la ciudad alemana de Colonia tiene sus «cuarteles de invierno» un circo que lleva el insólito nombre de «Roncalli». Y no es casualidad. Lo lleva justamente en honor del nuevo beato Juan XXIII.



El fundador del circo, que cumplirá 25 años en el 2001, el austríaco Bernard Paul eligió este nombre con toda intención. ¿Por qué elegir un nombre así? «Por dos motivos --explica su mujer, Eliana, italiana--. El primero: mi marido quería un nombre italiano. Y al oído alemán Roncalli sonaba muy bien. El segundo: Bernard se había quedado impresionado por una frase del Papa Juan XXIII. No la recuerdo de memoria pero el sentido era éste: "el circo es el único lugar donde personas diversas por raza, nación, religión, trabajan juntas para dar felicidad a la gente. A toda la gente". Luego Bernard ha profundizado en los libros su conocimiento de Juan XXIII, tan cercano a la gente, tan popular. Un gran carisma, una figura que calienta el corazón. Y un Papa que amaba el circo».

«El año próximo dedicaremos el espectáculo justamente al Papa Juan», anuncia Eliana.