Un mundo en oración, es un mundo en paz

Reflexión del director del Apostolado del Rosario en familia

Boston, (Zenit.org) Redacción | 1169 hits

Escribo de América del Norte. Sabía que iba a ser importante y valdría la pena despertarme ayer a las cuatro de la mañana para la Misa en Roma, la cual inauguró el ministerio petrino del Papa Francisco. Quería escuchar su homilía, sus palabras a la Iglesia y al mundo.

Me quedaré digiriendo su mensaje simple y claro, pero a la vez penetrante, tierno y fuerte con implicaciones que alcanzan lejos. Nos dio a conocer la persona de San José cuya solemnidad celebramos hoy; y creo que también reveló bastante de este hombre poco conocido, pero ahora escogido sumo pontífice. La homilía demostró honestidad, compasión y coraje nacidos de la fe.

San José, el custos, protector: no se le escapó al Papa que fue providencial que esta Misa
cayera en el día que recordamos la relación de San José con la Iglesia universal.

Protector: inmediatamente hace pensar a muchos en el mundo, acerca de la protección de los niños. Con mucha franqueza, Su Santidad ponía en la mesa un gran desafío. ¿Pero reconoceremos todos que San José es modelo de una misión para toda la Iglesia, y del mundo entero –hacia los niños, ancianos, al medio ambiente y particularmente a los más vulnerables y pequeños como los pobres y los no nacidos?

¿Reconoceremos todos que comienza con el cambió de corazón y, como dijo el Papa,
que es el Señor el que "construye la casa". Nos toca a nosotros la fidelidad "a Su palabra, a Su plan".

¡Es un mensaje de paternidad y familia! Padres, madres e hijos "se protegen el uno al otro"
en la iglesia doméstica, la célula fundamental de la comunidad humana, a imagen de la Santa Familia. 

Mientras que hablaba de "un horizonte de esperanza" me abrío la mente: "Un mundo en oración, es un mundo en paz".

Que María, a quien el Papa ama tanto, y José, el justo y fiel, protejan a su hijo Francisco.

P. James Phalan, CSC
Director de Family Rosary International