Un "no" a las actitudes que ensucian la vida

La ternura da fuerza para amar según el general de los montfortianos

Roma, (Zenit.org) | 766 hits

Escuchando la homilía de Papa Francisco, siento una profunda empatía, porque en la sencillez de su expresión nos lleva a todos a la profundidad del mensaje de la Palabra de Dios a la luz de la solemnidad de San José.

Abre sus reflexiones agradeciendo a Dios. Termina sus palabras pidiendo oraciones a todos
para él y para la misión que la iglesia le ha confiado, y en la homilía subraya que el centro de la vocación cristiana es Cristo.

Mirando a la misión que Dios confió a San José de ser “custodios”, Papa Francisco describe
esta misión y se siente él mismo invitado a entrar y llama a todos a vivir en constante y fiel
atención al designio de Dios, a la escucha de los acontecimientos para saber tomar decisiones sabias, en actitud de discreción, humildad y silencio, pero al mismo tiempo con una presencia constante y fidelidad total, sea en los momentos serenos, que en aquellos difíciles y en la cotidianidad.

Las reflexiones que papa Francisco ha hecho han ido más allá de las fronteras de la Iglesia
católica, invitando a todos a ser “custodios” como San José, de la creación y de su belleza, de toda creatura y de una forma especial de los más frágiles. A todos los que ocupan roles de responsabilidad, el nuevo Obispo de Roma los invita a custodiar la creación, a los demás y no ser signos de muerte.

El Santo Padre pide también una atención particular a cada uno de nosotros para que vigilemos sobre nuestros sentimientos y no tengamos odio, envidia, soberbia. Actitudes que ensucian la vida. Sino que tengamos ternura, pero una ternura que supone fuerza y capacidad de amar.

En el inicio del ministerio del nuevo Obispo de Roma, Papa Francisco subraya que el Señor
le confía un poder, pero que es un poder de servicio en la humildad, en la riqueza de la fe como lo vivió San José, con una atención especial a los más pobres, a los más débiles, a los más pequeños.

Es todo un programa de servicio de su autoridad en la caridad en la iglesia y en el mundo de hoy.

P. Santino Brembilla, SMM
Superior General de los Misioneros Montfortianos