Un viaje bajo el signo de la paz, la reconciliación y la solidaridad

El patriarca Gregorio acoge al cardenal Sandri en Líbano

Roma, (Zenit.org) Redacción | 878 hits

El viaje del cardenal Leonardo Sandri al Líbano y Jordania se sitúa bajo el signo de la búsqueda de la paz, de la reconciliación y de la solidaridad en la región, según subraya un comunicado del Patriarcado Greco Melquita Católico de Antioquía y de todo el Oriente, de Alejandría y de Jerusalén.

Recibiendo al cardenal Sandri, prefecto para la Congregación de las Iglesias Orientales, Gregorio III ha dicho: “esta visita es el signo de la permanencia de nuestras relaciones y de nuestra complementariedad con la Santa Sede”.

Rodeado de los obispos del Líbano y de los superiores generales de las órdenes religiosas de la Iglesia greco melquita católica, su beatitud Gregorio III, patriarca de Antioquía y de todo el Oriente, de Alejandría y de Jerusalén, recibió este sábado 25 de mayo al cardenal Leonardo Sandri, acompañado del nuncio apostólico monseñor Gabriele Caccia, en la residencia patriarcal de Raboué, al norte de Beirut.

Las diferentes entrevistas entre Gregorio III y el cardenal Sandri giraron principalmente en torno a la situación regional en general y los desafíos a poner de relieve para llegar a una solución pacífica de las diferencias así como sobre la condición y el futuro de los cristianos de Oriente. Especialmente en Siria, Líbano y Palestina.

Para Gregorio III, “la visita de su eminencia el cardenal Sandri a nuestra Iglesia es el signo de la permanencia de nuestras relaciones y de nuestra complementariedad con la Santa Sede”. El patriarca ha insistido en “el papel particular de la Santa Sede en el proceso de paz y especialmente en Palestina y en Siria donde la Santa Sede se abre a todo lo que puede conducir a la reconciliación y a la solidaridad”.

El patriarca ha reiterado su petición de que los responsables de la Santa Sede incluyan en sus desplazamientos a Siria, en la esperanza de ver un día reinar la paz en este país que sufre. Así mismo reuniones próximas entre el Consejo de Patriarcas Católicos de Oriente y la Congregación para las Iglesias Orientales, para exponer la exacta situación de los cristianos de la región, relanzar el proceso de paz y el diálogo islamo-cristiano, así como el espíritu ecuménico entre todas las Iglesias de la región y la aplicación de las directivas de la exhortación apostólica de la asamblea especial del Sínodo de los Obispos para Oriente Medio.