Una aldea mediática para los cristianos de Medio Oriente

Presentado al Papa un proyecto de la emisora libanesa Télé Lumière-Noursat

| 1605 hits



 

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 29 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- En la audiencia general del pasado miércoles, los responsables y operadores de la emisora radiotelevisiva de Beirut Télé Lumière-Noursat, presentaron al Papa el proyecto para realizar, en la periferia de la capital libanesa, una aldea mediática con el objetivo de transmitir el mensaje de paz en toda el área mediooriental.

Acompañado en el Aula Pablo VI por el patriarca maronita Nasrallah Boutros Sfeir --informa el diario vaticano “L'Ossservatore Romano”– , el director general de Télé Lumière, Jacques Kallassy, dijo que la ciudadela surgirá en 27.000 metros cuadrados en el barrio periférico de Fatka e incluirá 155 oficinas equipadas, 8 estudios de grabación, tres canales por satélite, otras tantas estaciones de radio, un diario cotidiano, una revista, un proveedor de internet.

Se producirá información en doce lenguas, desde las internacionales –como francés, inglés y árabe- hasta aquellas más antiguas en Medio Oriente. “Caldeo, asirio, armenio, pero también griego, portugués –explicó Kallasy- y todos los otros idiomas hablados por las minorías cristianas que viven en la zona”.

Se han previsto también librerías, un museo sobre la presencia cristiana en estas tierras, un teatro, una estructura para formar operadores de la información, e incluso un centro teológico.

La primera piedra de la aldea multimedial fue colocada el 1 de octubre de 2008. Ahora, todo está dispuesto para empezar las obras. “Sería mejor decir –puntualizó Kallasy- la reconstrucción, dado que durante la guerra de 2006, entre el 12 y el 22 de julio, tres torres de transmisión, una de las cuales instalada tres meses antes, fueron bombardeadas y destruídas en las montañas de Sannine y Terbol al norte y en la colina de Fatka”.

Télé Lumière nació en 1991, precisamente tras otro conflicto –el que por dieciséis años ensangrentó al Líbano de 1975 a 1991- con el fin de reencender la esperanza entre la gente corriente.

Fundada por un monje eremita, el hermano Nour, y gestionada por laicos comprometidos, “es la emisora de todos los cristianos de Medio oriente –explicó la responsable de programación Marie-Therese Kreidy- y de los de la diáspora en los cinco continentes”.

Traducido del italiano por Nieves San Martín