Una cantante insulta a la Iglesia en el concierto de Navidad del Vaticano

Lauryn Hill sorprende con un mensaje totalmente fuera de programa

| 1048 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 14 de diciembre de 2003 (ZENIT.org).- El tradicional concierto de Navidad celebrado en el Vaticano en la noche de este sábado quedó bruscamente interrumpido por insultos contra la Iglesia de la cantante Lauryn Hill.



«No represento a ninguna religión y no estoy aquí para festejar el nacimiento de Jesús, sino para preguntaros por qué no estáis de luto por su muerte», dijo Hill de 28 años desde el estrado del Aula Pablo VI ante 7.500 espectadores, entre los que se encontraban cardenales y obispos.

La ex cantante de los Fugees, mujer de Roham Marley, hijo de Bob Marley, leyó su mensaje sin haber avisado precedentemente a la organización del concierto.

«En nombre de Jesucristo, estoy aquí para recordar que la enfermedad es un juicio de Dios, no una bendición. No hay explicación aceptable para defender a la Iglesia. Pedid vuestras bendiciones a Dios y no a los hombres, invocad a Dios y no a los hombres. Arrepentíos», siguió diciendo según la trascripción ofrecida por la prensa italiana.

Al concluir la intervención de Hill, Cristina Parodi, presentadora del concierto, tomó la palabra para pedir perdón al clero y a quien se sintiera ofendido por esas palabras, que estaban totalmente fuera de programa.

La Santa Sede, al menos hasta el cierre de esta edición no había hecho ningún comentario sobre lo sucedido. El arzobispo Rino Fisichella, rector de la Universidad Pontificia de Letrán, en declaraciones a la prensa calificó el gesto de «grave falta de educación.

Hill ganó cinco premios Grammy con su debut en solitario con el álbum «The Miseducation of Lauryn Hill».

Monseñor Luigi Moretti, vicegerente de la diócesis de Roma, organizadora del concierto, añadió: «No he comprendido a esta persona. Fue invitada a cantar en un clima navideño y sin embargo prefirió hacer un manifiesto contra la Iglesia. Después cantó. Lo lamento por ella. Son cosas que pasan».

Los ingresos del tradicional concierto están destinados a la construcción de nuevas iglesias en las afueras de Roma.

Entre los tres coros que participaron en el evento, se encontraba el Harlem Gospel Choir. Subieron también al escenario para interpretar canciones navideñas o de su repertorio artistas como Solomon Burke, exponente de la «black music» o Randy Crawford, que ha participado ya en los últimos cuatro años.

Significativa fue la intervención de Khaled, innovador del «rai», la tradicional música argelina, quien confirmó cómo la música puede convertirse en promotora del diálogo entre culturas.

Durante el encuentro, se transmitieron por las grandes pantallas momentos de la audiencia que Juan Pablo II había concedido a los artistas el día anterior.