Una Cuaresma para redescubrir la grandeza de los ancianos, propone el Papa

En su mensaje para el período litúrgico de preparación de la Pascua 2005

| 514 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 27 enero 2005 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha propuesto a los mil millones de católicos del mundo que en la Cuaresma de este año manifiesten de manera particular su cariño a los ancianos y reconozcan la grandeza de su dignidad, ante propuestas de introducción de la eutanasia.



La propuesta del Santo Padre queda expuesta en el mensaje publicado este jueves por la Santa Sede, dedicado al período litúrgico de cuarenta días de preparación de la Pascua que comenzará el próximo 9 de febrero, Miércoles de Ceniza.

En el texto, que tiene por título una frase del libro bíblico del Deuteronomio «En Él está tu vida, así como la prolongación de tus días» (30, 20), el Santo Padre expresa el deseo de que esta Cuaresma ayude a «a alcanzar una mayor comprensión de la función que las personas ancianas están llamadas a ejercer en la sociedad y en la Iglesia».

«El cuidado de las personas ancianas, sobre todo cuando atraviesan momentos difíciles, debe estar en el centro de interés de todos los fieles, especialmente de las comunidades eclesiales de las sociedades occidentales, donde dicha realidad se encuentra presente en modo particular», exige el Santo Padre de 84 años de edad.

El mandamiento «No matarás», aclara, «no pierde su vigencia ante la presencia de las enfermedades, y cuando el debilitamiento de las fuerzas reduce la autonomía del ser humano».

«Hay que hacer crecer en la opinión pública la conciencia de que los ancianos constituyen, en todo caso, un gran valor que debe ser debidamente apreciado y acogido», asegura el Santo Padre.

Por ello, el mensaje pontificio piden que se incrementen «las ayudas económicas y las iniciativas legislativas que eviten su exclusión de la vida social».

Para el Papa «el anciano puede desarrollar una gran función en la sociedad», pues «la sabiduría y la experiencia de los ancianos pueden iluminar el camino del hombre en la vía del progreso hacia una forma de civilización cada vez más plena».

«¿Qué sucedería si el Pueblo de Dios cediera a una cierta mentalidad actual que considera casi inútiles a estos hermanos nuestros, cuando merman sus capacidades por los achaques de la edad o de la enfermedad?», se pregunta.

La misiva del Papa fue presentada a la prensa internacional en el Vaticano por el arzobispo alemán Paul Josef Cordes, presidente del Consejo Pontificio «Cor Unum», y por monseñor André-Mutien Léonard, obispo de Namur (Bélgica).

Es posible leer el mensaje íntegro en la sección «Documentos» de la página web de Zenit (http://www.zenit.org).