Una frágil religiosa conmueve a Muamar el Gadafi

| 851 hits

TRIPOLI, 22 agosto (ZENIT.org).- El dolor de una frágil religiosa ha sido capaz de conmover al mismo Muamar el Gadafi. Lo demuestran las imágenes que transmitió el viernes pasado la televisión de Libia durante el encuentro entre el presidente y sor Rachele Fassera, misionera comboniana, quien le pidió su intervención para liberar a doce muchachas ugandesas secuestradas en Aboke, en la diócesis de Lira, Uganda del norte, el 10 de octubre de 1996, por parte de rebeldes sudaneses del Ejército de Resistencia del Señor (LRA).



Según ha podido saber la religiosa, las jóvenes secuestradas se encuentran en un campo militar del LRA, en el sur de Sudán. El secuestro de Aboke, por desgracia, no es el único que ha tenido lugar en el norte de Uganda por parte de los rebeldes integristas, que desde hace más de diez años combaten contra el gobierno de Kampala. Han secuestrado y asesinado a centenares de civiles con el apoyo del gobierno de Sudán.

Bajo el comando de Joseph Kony, en los últimos dos años, los rebeldes han secuestrado a unos 3 mil niños --especialmente en los distritos de Gulu y de Kitgum, en Uganda del norte--, para obligarles a formar parte de las filas de combatientes contra el gobierno del presidente ugandés Yoweri Museveni.