"Una puerta hacia el Infinito. El hombre y el Absoluto en el arte" ofrece concierto vivaldino

Coro y Orquesta del Teatro de la Ópera de Roma en iniciativa del Pontificio Consejo de la Cultura y del Vicariato de Roma

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1216 hits

La parroquia romana de San Juan Bosco se convirtió ayer en un auditorio improvisado durante dos horas para acoger un concierto vivaldino del coro y orquesta del Teatro de la Ópera de Roma, dirigidos por Roberto Gabbiani. Las obras interpretadas fueron el Credo, por coro a 4 voces mixtas, arcos y bajo continuo; el Magnificat por solos, 2 coros a 4 voces mixtas y dos orquestas y el Gloria por solos, coro a 4 voces mixtas y orquesta.

El concierto, organizado con el Teatro de la Ópera de Roma, forma parte de la segunda edición de "Una puerta hacia el Infinito. El hombre y el Absoluto en el arte", proyecto ideado y realizado por la Oficina de comunicaciones sociales del Vicariato de Roma en colaboración con el Pontificio Consejo de la Cultura.

Sobre este proyecto, el CardenalAgostino Vallini, vicario de la diócesis de Roma, ha declarado que "a lo largo de los siglos el hombre ha dado forma a las aspiraciones y a los deseos del corazón y a los valores que son la base del comportamiento cotidiano a través del arte en sus diferentes formas de expresión. La renovada atención a las 'vías de la belleza' es el signo que abre al renacer moral y espiritual, de la que se advierte la necesidad en un tiempo de crisis. Esta es la motivación que está en la base del proyecto 'Una puerta hacia el Infinito. El hombre y el Absoluto en el arte'. Añadió también que "el Papa Benedicto XVI ha recordado a menudo como la música está en grado de 'llevar, más allá de si misma, al Creador' ayudando 'a elevar la mente hacia Dios para encontrar en Él las razones de nuestra esperanza'. Y además confirma que "el compromiso de la Iglesia de Roma en el anunciar el Evangelio en nuestra ciudad encuentra en este proyecto su expresión particularmente significativa en el Año de la Fe".