Una red informática une a la Iglesia en América Latina

Conclusiones de la reunión de la RIIAL celebrada en el Vaticano

| 825 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 7 mar 2001 (ZENIT.org).- Las nuevas tecnologías digitales de la comunicación se han convertido probablemente en el medio más eficaz (y económico) para promoción de la comunión y comunicación de la Iglesia en América Latina.



Esta es una de las conclusiones que se pudieron constatar en la última reunión de la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL) que se celebró en el Vaticano el pasado 20 de febrero.

En el encuentro participaron, entre otros, el arzobispo estadounidense John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, de quien depende la RIIAL; y el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), el arzobispo Jorge Jiménez. Estuvo presente también el cardenal Darío Castrillón Hoyos, en calidad de miembro del Consejo vaticano para las Comunicaciones, quien fue de hecho uno de los fundadores de la RIIAL en los años en que fue presidente del CELAM.

Al inaugurar la reunión, monseñor Foley constató el trabajo realizado por la Red durante el Jubileo del año 2000, «el primero de la era telemática».

«Es en el área informática donde el año 2000 ha visto una verdadera explosión de creatividad, deseo de servicio, y un florecimiento de entidades católicas que han incorporado ese nuevo medio de comunicación --constató el prelado--. Son cada vez más las instituciones de Iglesia que ofrecen sus servicios por Internet. En ese contexto la RIIAL ha crecido también a un ritmo muy acelerado».

Uno de los acontecimientos más importantes del año 2000, en este sentido, fue el Taller de Técnicos organizado por la RIIAL y el Instituto Teológico-Pastoral del CELAM el mes de julio pasado en Bogotá. Participaron treinta alumnos que trabajan en todas las Conferencias Episcopales de América Latina. Estos «evangelizadores» del «hardware» y el «software» no sólo se pusieron al día en estándares tecnológicos, sino que profundizaron, además, en la espiritualidad de comunión que sustenta la Red. El éxito y la cantidad enorme de peticiones que no pudieron ser aceptadas por razones de infraestructura están llevando a estudiar la posibilidad de que el curso adquiera un carácter estable.

«El Taller de Técnicos --constató monseñor Foley-- ha empezado rápidamente a dar frutos en materia de redes diocesanas y aumento de la “capilaridad” del correo electrónico en el continente, para la difusión en cascada de los contenidos evangelizadores. También son cada vez más, y más significativas, las solicitudes de incorporación a la RIIAL que llaman a nuestra puerta».

La organización del taller se realizó gracias a la coordinación de Patricia Castillo, responsable de la RIIAL en Guatemala y de Leticia Soberón, coordinadora general.

Por su parte, monseñor Jorge Jiménez, insistió en la extraordinaria compenetración que se ha dado entre el CELAM y el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y que ha permitido el que la RIIAL esté hoy presente en diócesis y parroquias del «subcontinente» americano que están alejadas de la tecnología (por falta de las infraestructuras típica de zonas como el Amazonas). En estos lugares, sin embargo, la Red de la Iglesia está presente utilizando la capilaridad de las instituciones y hombres de la Iglesia, así como todos los instrumentos (sin olvidar ni siquiera la fotocopias o discos digitales). Se trata de una experiencia que han analizado y están aplicando ya en estos momentos las Conferencias Episcopales de Asia.

Nuevos miembros
Monseñor Enrique Planas, fundador y director de la RIIAL, hizo un repaso de los nuevos miembros que en este año se han unido a la Red: un abanico que va desde dicasterios del Vaticano o congregaciones religiosas, hasta la Pastoral de la Infancia de Brasil, candidata al Premio Nobel de la Paz en este año, que ha hecho de la informática un sistema privilegiado para atender a 1.579.319 niños con menos de seis años y coordinar a casi medio millón de voluntarios.

La RIIAL se encuentra dividida en tres divisiones: Grupo de Técnicos, Grupo de Contenidos, y Grupo de Análisis y Prospectiva.

Técnicos
Uno de los grandes resultados del último año del equipo de técnicos ha sido la realización de un programa integral de servicios informáticos para comunidades parroquiales, llamado «Office Eclesial» que será presentado en las próximas semanas. Pero donde el trabajo del Grupo de Técnicos ha sido quizá más sorprendente ha sido en la aplicación de su estrategia de «capilaridad» que, en el último bienio, tenía como lema «Llegar hasta el último». En estos momentos, gracias en parte a la ayuda de la RIIAL, quedan pocas parroquias latinoamericanas que no cuenten con dirección de correo electrónico, elemento decisivo para poder entrar en la red.

«Mientras exista una comunidad necesitada de comunicación, la RIIAL estará aún en construcción», explicó el sacerdote argentino Lucio Ruiz, coordinador del Grupo de Técnicos.

Contenidos
Por lo que se refiere a los contenidos que circulan en la Red, este año ha sido el «año de los portales». Numerosas y ambiciosas iniciativas católicas con servicios globales han surgido en este año en el ámbito de la RIIAL. Otra de las novedades ha sido la publicación de «Noticelam», órgano informativo editado por el CELAM, sobre la vida de la Iglesia latinoamericana (http://www.celam.org). Los bancos documentales y bibliotecas digitales ya existentes se han visto enriquecidas este año por el nacimiento de http://www.clerus.org. El servicio de documentación del Magisterio Pontificio, que distribuye a través de la RIIAL la agencia de noticias Zenit, alcanzó a finales de febrero 56 mil terminales de ordenador. El reto que se plantea el Grupo de Contenidos, según explicó Jesús Colina, es el de ofrecer una guía práctica que ayude a hacer más eficaz y comunicativo el uso que las realidades católicas hacen de las nuevas tecnologías para la evangelización.

Prospectiva
La tercera división de la RIIAL, por su parte, ha comenzado la elaboración a la luz de la carta apostólica «Novo Millenio Ineunte» (con la que Juan Pablo II clausuró el Jubileo), un documento breve y práctico («prontuario») sobre cómo realizar un trabajo de Análisis y Prospectiva, desde el punto de vista de la Iglesia, sobre la cultura de hoy --multimediática, digital-- en América Latina. Este Prontuario, explicó el padre Juan Miguel González-Feria, coordinador del Grupo Análisis y Prospectiva, se dirigirá en principio a obispos y altos responsables de entidades eclesiales, pero también puede ser interesante para sacerdotes, otros agentes de pastoral y estudiosos del tema mediático.

En el futuro la RIIAL tiene dos grandes metas a corto plazo. Ante todo, su próxima reunión continental, que se celebrará en Quito (Ecuador) en otoño de este año. Como estos encuentros no se pueden acoger todas las peticiones de participación en el encuentro de cientos de instituciones interesadas en la evangelización con las nuevas tecnologías de la comunicación, monseñor Foley anunció la convocación del primer congreso Congreso Continental sobre Iglesia e Informática, con fecha y sede por determinar. En el encuentro se presentó un primer estudio de posibilidad presentado por el ingeniero Paolo Iddas, consejero de la RIIAL y por el padre Salim Tobías, responsable de la oficina de Sistemas del CELAM.

Más información en http://www.riial.org.