Unas 60 mujeres secuestradas se escapan de Boko Haram

De las 200 niñas secuestradas en cambio aún no hay novedades

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 901 hits

 Más de sesenta mujeres retenidas hace dos semanas por el movimiento armado islámico Boko Haram han logrado escapar y regresar a sus hogares, aprovechando de que sus secuestradores estaban empeñados en combates contra el Ejército nigeriano en el área de Damboa y que la pequeña guardia a estaba durmiendo. Lo informó ayer un agente de seguridad de Maiduguri, al periódico Premium Times y a la agencia AFP. En cambio no se sabe prácticamente nada de las  200 menores secuestradas desde el pasado 14 de abril. 

Según el portavoz de las patrullas vecinales del estado de Borno, unos 12 soldados, 5 policías, más de 50 miembros de Boko Haram , además de un número no precisado de civiles murieron el sábado en los enfrentamientos en la localidad de Kummabza, en el distrito de Damboa.

El cardenal Christian Wiyghan Tumi, arzobispo emérito de Douala, ha realizado pocas semanas atrás un llamamiento, a través de los medios de comunicación, pidiendo a la secta islamista, que libere a los dos sacerdotes, misioneros Fidei Donum italianos, y la religiosa canadiense secuestrados el 5 de abril en el norte del país, en la frontera con Nigeria. 

Los números son impresionantes: desde el 2009, más de 500 católicos han sido asesinados y 20 iglesias y casas parroquiales destruidas en el noreste de Nigeria por los islamitas de la secta Boko Haram.

Entre los hechos más recientes, a finales de febrero pasado un grupo de 50 hombres armados pertenecientes a Boko Haram, vinculado a Al Qaeda, mató al menos a 59 estudiantes de una escuela secundaria en la localidad de Buni Yadi, en el noreste de Nigeria. Las víctimas, en su mayoría niños, murieron asesinados o en el incendio que se declaró en la escuela.

A continuación, en un comunicado oficial, el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan reprobó "el asesinato atroz, brutal y sin sentido de los estudiantes sin culpa por parte de terroristas y fanáticos trastornados, que han perdido claramente toda la moralidad humana y han descendido a la bestialidad".

El nombre del movimiento armado Boko Haram, calificado por muchos medios como una 'secta islámista', significa en idioma autóctono: "la educación no islámica es pecado".

Las autoridades nigerianas estiman que el grupo terrorista haya asesinado en los últimos cinco años a unas 12 mil personas y herido al menos a otras 8 mil.