Uruguay: Ley de adopción por homosexuales saca a los católicos del sistema

El servicio será monopolizado por un instituto estatal

| 3035 hits

MONTEVIDEO, viernes 11 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- El Movimiento Familiar Cristiano ya no podrá ofrecer su servicio de asistencia en el sistema de adopciones de Uruguay, según prevé la ley de aprobada por el Senado, que permite a parejas homosexuales adoptar a niños.

De los 23 senadores, 17 votaron este miércoles a favor del proyecto de ley de modificación del Código de la Niñez y la Adolescencia.

La reforma de ley fue respaldada con votos de los senadores del Frente Amplio, en el gobierno, y del Partido Colorado. El Partido Nacional se opuso a la reforma por considerar que va en contra del concepto de familia que recoge la Constitución de la República.

La Cámara de Diputados había aprobado la iniciativa con algunas modificaciones el pasado 27 de agosto con 40 votos de los 53 diputados.

Ahora, con la sanción del Senado, se espera la promulgación del Poder Ejecutivo para comenzar a aplicar la normativa.

La nueva ley centraliza el proceso de todas las adopciones en el Instituto Nacional del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), organismo en la órbita estatal.

Por lo tanto se quita la posibilidad de seguir ofreciendo su servicio en este campo al Movimiento Familiar Cristiano, como venía haciéndolo tradicionalmente.

El debate en la Cámara de los Diputados y en el Senado ha estado iluminado por un comunicado emitido por monseñor Nicolás Cotugno, SDB., arzobispo de Montevideo y presidente de la Comisión para la Familia de la Conferencia Episcopal del Uruguay, en el que subrayaba la gravedad moral de esta reforma.

"Los niños no pueden ser utilizados como instrumento para la reivindicación de derechos de unas personas, de un grupo --explicaba el prelado--; ni la adopción es una institución que pueda regirse por criterios de conveniencia política. Además, realmente se les discrimina causándoles serios daños, ya que pueden ser adoptados por padres naturales".

El comunicado aclaraba que "este cuestionamiento no está referido a los homosexuales como personas, quienes --como tales-- merecen el máximo respeto".

Uruguay celebra el próximo 25 de octubre elecciones nacionales. Se trata del primer país de América Latina que adopta una ley de estas características.