USA: obispos contentos por la sentencia contra las células embrionarias

Piden al Gobierno que financie la investigación con células madre adultas

| 2442 hits

WASHINGTON, jueves 26 de agosto de 2010 (ZENIT.org).- Los obispos estadounidenses han acogido con satisfacción la sentencia de la Corte Federal de hacer que la administración Obama detenga la financiación de proyectos de experimentación con células madre embrionarias.

En un comunicado, firmado por el cardenal Daniel DiNardo de Galveston-Houston, presidente del Comité de Actividades Pro Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, califica el fallo judicial como una “gran victoria para el sentido común y una ética médica sólida”.

También afirma que esta decisión judicial “reivindica la lectura que hacen los obispos de la enmienda Dickey, aprobada por el Congreso desde 1996, la cual no permite la financiación federal de cualquier investigación que requiera dañar o destruir embriones humanos”.

“Espero que esta decisión de la corte aliente a nuestro gobierno a renovar y expandir su compromiso con otras vías de investigación de células madre que sí son éticamente aceptables”, añade el comunicado.

Estas otras líneas de investigación con células madre adultas, explica, “están demostrando mayor promesa para aliviar los sufrimientos de los pacientes que la investigación destructiva de embriones humanos”.

Los obispos recuerdan que desde 1996, el congreso aprobaba anualmente la conocida como “enmienda Dickey” para prohibir la financiación de cualquier “investigación en la cual” se requiera dañar o destruir embriones humanos.

El objetivo de esta enmienda, añade la nota, era asegurar que los contribuyentes americanos “no se vean forzados a financiar proyectos de investigación científica que requieren la destrucción de vida humana en su estado primario”.

“Sin embargo, comenzando desde un memorándum legal comisionado por la administración Clinton en enero de 1999, esta ley ha sido distorsionada y reducida para permitir la financiación federal de investigación que depende en forma directa de dicha destrucción”.

Los obispos americanos, recuerda la nota, denunciaron desde el momento esta y otras manipulaciones legales, como la de la ley en contra de la financiación de planes de seguro médico que incluyen el aborto.

“La tarea de todo buen gobierno es usar su poder de financiación para dirigir recursos allá donde mejor se sirva y respete la vida humana, no buscar nuevas maneras de evadir esta responsabilidad”, afirman los obispos.

El cardenal Di Nardo, firmante de la nota, muestra su esperanza de que esta decisión judicial aliente a la administración Obama “a renovar y expandir su compromiso con otras vías de investigación de células madre que sí son éticamente aceptables”.

“Estas otras líneas de investigación están demostrando mayor promesa para aliviar los sufrimientos de los pacientes que la investigación destructiva de embriones humanos”, concluye el mensaje.

El comunicado en español puede leerse en: www.usccb.org/comm/archives/2010/10-152sp.shtml