Valientes defensores de la verdad, con mucho amor

Memoria de 498 mártires en España

| 1632 hits

Por el padre Joan Manuel Serra

SAN FELIU DE LLOBREGAT, martes 6 noviembre 2012 (ZENIT.org).- El día 6 de noviembre, celebramos la memoria de 498 mártires de la fe en Jesucristo, muertos en la cruelísima persecución religiosa de la Guerra Civil Española, de 1936 en 1939, así como en el episodio revolucionario de 1934, beatificados en 2007, en Roma, en la beatificación más numerosa de la historia de la Iglesia. De estos 498 mártires hay siete que están vinculados a nuestro Obispado de Sant Feliu de Llobregat, Barcelona, España.

"Quiénes son y de dónde vienen"

El padre Pedro Tomás de la Virgen del Pilar, carmelita, de la comunidad de la Diagonal, de Barcelona. Fue agredido brutalmente fuera del convento, con muchos de sus compañeros que murieron asesinados. Convaleciente, en el hospital, los milicianos anarquistas lo fueron a buscar y lo despeñaron en el acantilado del Garraf (al sur de Barcelona).

El Hermano Fèlix Josep, de la Salle de Monistrol de Montserrat (Barcelona), fue detenido y llevado a la tristemente famosa checa de Sant Elías, de Barcelona. Allí sufrió unas torturas crueles que la decencia obliga a callar. Él iba diciendo: "Pobrecitos, no saben lo que hacen". Lo que finalmente le hicieron: fue tirado vivo a los cerdos o lo quemaron vivo, no se sabe seguro.

Joaquim de Sant Josep, estudiante carmelita y Josep Casas Ros, seminarista diocesano, primos hermanos del pueblo de Ordal. Fueron fusilados en la plaza del pueblo de Moja, cerca de Vilafranca (Barcelona). "Hemos intentado que renegaran de su fe, pero no lo hemos conseguido", comentaban los milicianos. Josep Casas Ros murió en el acto, pero Joaquim de Sant Josep, mientras le iban disparando se iba avanzando hacia sus verdugos con la intención de abrazarlos. ¡"Qué jóvenes y qué valientes"!, comentaba la gente que presenciaba la ejecución.

Sor María del Carmen Zaragoza Zaragoza y Sor Maria Rosa Adrover Martí, eran dos monjas dominicas del convento de la calle Mallorca, de Barcelona. Fueron ejecutadas en Vallirana (Barcelona). Estaban en posición de oración, arrodilladas.

La madre Josefina Sauleda Paulís, era la maestra de novicias del Convento de las dominicas de clausura de Monte Sión de Barcelona, ahora en Esplugues de Llobregat, Barcelona. Fue sometida a una horripilante tortura durante toda una noche. Su torturador, un famoso anarquista, se convirtió a la fe y pidió un sacerdote para confesarse antes de ser ejecutado. No podía quitarse de la mente, dejó escrito, toda aquella noche de horror y como la mártir expiraba en la madrugada orando por España y por él.

En todos estos casos se demuestra que el amor vence al odio. Seamos nosotros también valientes defensores de la Verdad que nos hace libres, con mucho amor.

Más detalles en: http://www.mossenjoan.com.

Los 498 mártires: http://www.conferenciaepiscopal.nom.es/santos/martires/causas.html.